En esta foto del 23 de mayo de 2019, ciudadanos cubanos hacen una fila para comprar pollo. (EFE / Yander Zamora)

La Habana, Cuba - Las autoridades cubanas pusieron en vigor hoy una orden de control de precios, la cual espera controlar una previsible inflación provocada por la reciente alza en los salarios de la mayoría de los empleados públicos del país.

“Esta disposición está en correspondencia con lo anunciado por la dirección del país al dar a conocer la decisión del Gobierno sobre el incremento salarial al sector presupuestado y el aumento de las pensiones menores de 500 CUP (21.00 dólares)”, dice el texto oficial.

El estatuto establece que cada provincia del país tiene el poder de establecer los precios máximos para los productos y que las empresas y organismos estatales, así como las cooperativas o negocios privados, no podrán aumentarlos unilateralmente.

Se desconocen los niveles tope de los precios, debido a que cada provincia tendrá su propio esquema, por lo que es posible que la carne de cerdo, por ejemplo, cueste menos en Mayabeque, que en La Habana, aunque son provincias vecinas.

La medida responde a la intención oficial de controlar los típicos escenarios de inflación que acompañan las alzas salariales masivas en el sector público, las cual usualmente se hacen sin contar con mecanismos de generación de ingresos que las respalden, como es el caso de Cuba.

A esta medida se sumó la puesta en vigor de un novel esquema de pago de impuestos para los empleados del sector público no empresarial, el cual agrupa a trabajadores de ministerios, funcionarios políticos y de seguridad pública.


💬Ver 0 comentarios