Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Equipada con la más moderna tecnología, la pantalla XSP 200 diseñado por Samsung, fue donada por la empresa surcoreana. (Suministrada) (horizontal-x3)
Equipada con la más moderna tecnología, la pantalla XSP 200 diseñado por Samsung, fue donada por la empresa surcoreana. (Suministrada)

La Habana, Cuba - La edición número 58 de la Serie Nacional del béisbol cubano descorrió oficialmente sus cortinas el pasado 9 de agosto, pero la mayor expectación quedó reservada para este viernes, con el debut del emblemático equipo de Industriales de La Habana y el estreno de la primera pizarra de alta definición en un estadio cubano.

Después de meses en el proceso de instalación y capacitación, se iluminó por primera vez la enorme pantalla de más de 22 metros de largo y 13 de alto, que llegó para cambiar la fisionomía del emblemático Estadio Latinoamericano, un parque inaugurado a finales de octubre de 1946 en la popular barriada capitalina de El Cerro y considerado como un verdadero santuario de béisbol cubano.

Equipada con la más moderna tecnología, este modelo XSP 200 diseñado por Samsung, fue donada por la empresa surcoreana y su ubicación al fondo de las gradas entre los jardines izquierdo y central exigió un notable esfuerzo de construcción para ponerla a punto para el primer juego de la temporada en el también conocido como “Coloso del Cerro”.

Sumada la estructura que la sostiene, la pizarra tiene un peso aproximado de 80 toneladas, utiliza tecnología LED –según el fabricante alcanzaría para unos 25,000 juegos de cuatro horas de duración-, y permite una buena visibilidad desde todos los ángulos del estadio, incluso durante juegos diurnos.

Además, el diseño de su montaje, con pilotes de hormigón armado de 17 metros de profundidad, permitiría soportar huracanes categoría 5 en la escala Saffir-Simpson (250 kilómetros por hora), y ha comenzado a funcionar con un software cubano adaptado a los intereses del torneo doméstico, con posibilidades de variar la configuración de los vídeos, el despliegue de la información y hasta la división de la pantalla en cuatro cuadrantes.

Sin dudas, la gran novedad atrajo a muchos de los más de 20,000 aficionados que acudieron a la primera presentación de Industriales, que ahora bajo las órdenes del reconocido dirigente Rey Vicente Anglada pretende regresar a la senda del triunfo luego de varias campañas alejado del trono del béisbol cubano.

“Esta es una de las tantas cosas que le están faltando a nuestra pelota para volver a ser un gran espectáculo. Es la primera vez que la veo funcionar y creo que se pueden hacer muchas cosas con esta pantalla para atraer a los aficionados. La calidad está baja, pero espero que esto sirva para que venga más gente a ver pelota y pueda disfrutar”, dijo a El Nuevo Día Alexis Jiménez, que se dice un habitual en la entusiasta afición que corea desde encima del dugout de tercera base.

A su lado, Héctor González, un jubilado que supera las seis décadas de vida, vivió el momento con muchas expectativas. “He visto por televisión como funcionan esta pantallas en los estadios fuera de Cuba y por eso no quería perder la oportunidad de verla en vivo. Por lo menos desde este aspecto del espectáculo ya no estamos tan lejos de los mejores del mundo”, aseguró.

La instalación de la nueva pantalla debe sustituir la que existía hasta el momento y que fuera reconfigurada hace más de diez años con una tecnología vietnamita de muchas menos prestaciones. Esto, junto al paulatino cambio del techo que se viene realizando desde hace casi dos años, cambia la imagen de un estadio con capacidad para cerca de 55,000 aficionados y escenario de importantes acontecimientos deportivos.

El más reciente de ellos fue el juego de exhibición entre una selección cubana y el equipo Tampa Bay Rays de las Grandes Ligas de Estados Unidos que sirvió de colofón a la histórica visita a Cuba de Barack Obama, la primera de un presidente de la nación norteña a la Isla.

Las autoridades deportivas cubanas, y del béisbol en específico, han declarado en reiteradas ocasiones que la colocación de esta pantalla, junto a todas las obras de reacondicionamiento que se vienen ejecutando en el mítico estadio Latinoamericano, persiguen el objetivo de dotar al recinto las exigencias para organizar torneos de primer nivel. Incluso han señalado la posibilidad de solicitar la sede de la Serie del Caribe del año 2020, sin descartar en un futuro organizar también algún grupo clasificatorio del Clásico Mundial de Béisbol.


💬Ver 0 comentarios