Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

En general, Cuba, que ha tomado medidas extremas de prevención. (AP//Ramon Espinosa)
En general, Cuba, que ha tomado medidas extremas de prevención. (AP//Ramon Espinosa)

La Habana, Cuba - Los casos de COVID-19 continúan su descenso en las provincias cubanas, mientras que La Habana sigue como el foco principal de los contagios por la enfermedad, donde la mayoría de los 36 nuevos positivos se registraron en la capital cubana, 14 de ellos en un centro de cuidado de indigentes en el municipio de Cotorro.

El Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap) reportó que las provincias siguen ganando la batalla a los contagios por COVID-19, al registrarse en el último parte casos solamente en Matanzas (3), Villa Clara (1) y Sancti Spíritus (3), una tendencia que se ha reflejado desde inicios de esta semana.

El panorama no es igual en La Habana, que acumula 43.9 por cientos de los positivos a la enfermedad en Cuba y ha visto cómo en la última semana se han disparado los casos de COVID-19 a 676.

De hecho, en La Habana se ha dado el segundo caso masivo de contagio a gran escala, cuando 14 positivos se reportaron en el Centro Provincial de Protección Social del municipio de Cotorro, un lugar donde se da albergue a personas sin techo o sin familia.

Nuevamente el Minsap reporta que los contagios en la capital se están dando en la toda la provincia, con casos registrados en casi todos los municipios habaneros.

Uno de los tres muertos por la COVID-19 registrados hoy (Cuba acumula 64 fallecimientos) es un cubano de 58 años de ese centro, que es reportado como “deambulante, con antecedentes de alcoholismo”, por las autoridades de salud.

“El 29 se le toma muestra PCR para la detección de la COVID-19 por pertenecer a un centro de alto riesgo, que se le realizó a todos los usuarios y trabajadores. En horas del mediodía fue llevado al puesto médico por presentar deposiciones liquidas, tos y dificultad respiratoria. Hizo parada cardiorrespiratoria, se realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar que no fueron efectivas, declarándose fallecido antes de su traslado. Lamentamos profundamente lo ocurrido y transmitimos a sus familiares y amigos nuestras más sentidas condolencias”, manifestó el parte oficial.

La Dirección Provincial de Salud de La Habana reforzará los servicios médicos en la capital y que evalúa la posibilidad de activar a médicos retirados para enfrentar los contagios.

En general, Cuba, que ha tomado medidas extremas de prevención, como el cierre total de sus fronteras, ha comenzado a experimentar un descenso en los casos reportados y registra un total de 1,537 positivos. Las autoridades creen que la semana próxima se llegará al tope de la curva ascendente y podrán entrar en una fase plena de control de la enfermedad.

El presidente Miguel Díaz-Canel llamó a la población a no descuidarse y mantener las medidas de prevención.

“No es hora de bajar la guardia, al contrario, es hora de fortalecer todo el enfrentamiento que hemos desarrollado… El país está gastando hasta lo que no tiene para cerrarle todos los caminos a la epidemia, en medio de una situación económico-financiera muy compleja”, sostuvo el presidente cubano.

“No se va a dar ni un paso atrás, no podemos retroceder en el rigor de las medidas, ni dejar un espacio para que los indisciplinados vuelvan a empujar la curva hacia arriba, porque eso sería un crimen contra nosotros mismos, contra nuestra sociedad”, subrayó.

“Van pasando los días, son días que duran mucho, son días tensos y corremos el riesgo de cansarnos, de descuidarnos, creyendo que lo que hasta ahora no pasó, nunca pasará, y eso es un error, las experiencias de otros países nos dicen que lo peor todavía podría estar por llegar”, acentuó el mandatario.

“No queremos que nadie muera. A nosotros nos duelen mucho las muertes, nos lastiman las pérdidas de vidas humanas y ahora estamos trabajando en una batalla contra la muerte, porque esto es una batalla por la vida de todos los cubanos y de todas las cubanas. Para nosotros, para Cuba, cada persona que muere, no es un número”, agregó.

El Minsap reportó hoy que se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia 2,897 pacientes y otras 3,892 personas se vigilan en sus hogares. Se estudiaron 2,062 pruebas, 36 de ellas positivas, mientras que el país ha tomado 49,409 muestras para detectar la enfermedad, de la cual 1,537 han dado positivo (3.1%). 

“Los 36 nuevos casos confirmados fueron cubanos. De ellos, 31 (86.1%) fueron contactos de casos confirmados y en cinco (13.8%) no se precisa la fuente de infección. De los 36 casos diagnosticados, 29 (80.5%) fueron y 7 (19.4%), mujeres. Los grupos de edades más afectados fueron: el grupo de 40 a 60 años con 16 casos (44.4%), seguido de los mayores de 60 con 13 casos (36.1%). El 66,6% (24) de los casos positivos fueron asintomáticos”, señaló el informe.

De los positivos reportados en la isla, unos 150 son menores de edad, los cuales han tenido una evolución favorable, afirmó el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Minsap, quien explicó que ningún infante presentó el síndrome de Kawasaki, un padecimiento poco frecuente en pacientes con la COVID-19 y otros procesos infecciosos.

Sin embargo, dicha enfermedad -que causa inflamación en los vasos sanguíneos- alarmó al mundo, porque se empezó a ver asociado a algunos niños que dieron positivo por coronavirus SARS-CoV-2, precisó el epidemiólogo.

Aclaró que el síndrome de Kawasaki provoca un shock tóxico que puede incluir dolor abdominal, síntomas gastrointestinales, fiebre alta, hipotensión, erupciones cutáneas y dificultad para respirar, y generalmente tiene una evolución hacia la gravedad y el fallecimiento.

Reiteró que en Cuba no ha habido ningún caso y que en el mundo, fundamentalmente en Europa, se presenta en una baja proporción.

“No obstante, los médicos cubanos están atentos a cualquier complicación, pues en el país hay una atención diferenciada para evitarlas”, afirmó el doctor Durán García.