Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Iván Giroud, presidente del evento, explicó hoy que en esta edición 41 se aceptaron 76 filmes menos que en la anterior. (Suministrada)
Iván Giroud, presidente del evento, explicó hoy que en esta edición 41 se aceptaron 76 filmes menos que en la anterior. (Suministrada)

La Habana, Cuba - El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano se celebrará del 5 al 15 de diciembre próximo en esta capital, con 300 películas y la participación de varias personalidades internacionales, entre ellos los cotizados actores Ricardo Darín (Argentina), Wagner Moura (Brasil) y Gael García Bernal (México).

A ellos se unirá el relevante director y escritor español Manuel Gutiérrez Aragón.   

Iván Giroud, presidente del evento, explicó hoy que en esta edición 41 se aceptaron 76 filmes menos que en la anterior, pero que la reducción no se debe a una pérdida de interés en el evento (recibieron más de 2,260 inscripciones), si no que el comité organizador decidió “la reducción de un programa hipertrofiado en cuanto a cantidad de películas”, que obedecía a condiciones anteriores en las que el circuito de cines habanero era más numeroso, ahora más deteriorado.

Este año el festival se concentrará en diez salas ubicadas en el circuito de la céntrica calle 23 (Vedado), por ser las “únicas con condiciones tecnológicas para las proyecciones en los formatos que se usan en el mundo”.

“Es difícil obtener películas sin pagar por ellas, los productores obtienen ganancias de las presentaciones en el circuito de festivales y la negociación es dura, hemos tenido que buscar patrocinadores que asuman esos costes”, esclareció Giroud sobre las condiciones que los obligan al reajuste.

No obstante, el ambiente de ahorro en recursos energéticos que se vive en esta edición, el programa sigue siendo muy atrayente, con el concurso de 21 largometrajes de ficción, 19 cortos y mediometrajes, 18 largometrajes considerados óperas primas, 21 documentales largos y otros materiales audiovisuales.

Además de las nuevas producciones de Latinoamérica y el Caribe, como es habitual en el Panorama Contemporáneo Internacional, se proyectarán filmes de muy buen recorrido por festivales importantes, y habrá sendas muestras de cine español y alemán.

La inauguración será en la tarde del 5 de diciembre en el teatro Karl Marx, con una función del Ballet Nacional de Cuba que además servirá para honrar a la recién fallecida bailarina Alicia Alonso. Luego se proyectará “La odisea de los giles” (Argentina, Sebastián Borensztein), que será presentada en La Habana por el cotizado Ricardo Darín y su hijo “El Chino” Darín, ambos actores de la exitosa producción. 

Argentina y Brasil son las dos grandes potencias cinematográficas del continente más representadas en la selección, para la cual “el criterio siempre tiene que ser la calidad”, remarcó Giroud, para responder a los cuestionamientos de la poca presencia de películas cubanas en el festival.

“Esperemos que con la aprobación del Decreto 373 que reconoce al cine independiente y el fondo de fomento ayuden a que haya más películas cubanas en los próximos años”, dijo.

El Festival de Cine de La Habana, tradicionalmente un punto de contacto cultural entre Cuba y Estados Unidos, al parecer también es una de las bajas que se ha cobrado la hostilidad diplomática y económica del gobierno de Donald Trump hacia la “Mayor de las Antillas”.  

“Lamentablemente no habrá mucha presencia de invitados ni películas norteamericanas, siempre tratamos de tenerlos, pero esta vez no se ha podido: el bloqueo es fuerte y eso se refleja en el programa de festival”, dijo el presidente del evento.

Sin embargo, adelantó que estarán en La Habana algunas figuras del cine europeo y se espera a actores latinoamericanos de primera línea, como Wagner Moura y Gael García Bernal, ambos participantes en la película “Red Avispa”, que será vista aquí, sobre los cinco agentes de inteligencia cubanos que se infiltraron durante los años 90 en organizaciones anticastrista del exilio de la Florida.

Ambos actores también presentarán en Cuba películas dirigidas por ellos, Moura su filme “Marighella”, sobre un luchador contra la dictadura brasileña de los años 60; mientras que de Gael García Bernal se estrena “Chicuarotes”, sobre dos adolescentes tratando de salir adelante en el mundo criminal de Ciudad de México.

“Los grandes temas de Latinoamérica siempre se han visto en el festival, el de la diversidad sexual, el de los pueblos originarios, los síntomas de lo que sucede en Bolivia ahora estaban mostrados en películas aquí, también el destape del evangelismo en el continente y los fundamentalismos, los problemas de la violencia contra la mujer…”, dijo Iván Giroud sobre la importancia de uno de los eventos de cine más importantes y antiguos de la región.