En la actividad también participaron las organizaciones Alianza for Progress, Iniciativa Puertorriqueña, Hispanic Federation, Vamos por PR; y Misión Boricua, entre otras. (Suministrada)

Orlando – Organizaciones comunitarias, grupos religiosos y puertorriqueños de la llamada diáspora boricua realizaron esta noche un evento de recordación en el parque Lake Eola de Orlando para recordar a las 3,000 víctimas del ciclón y reiterar que, a dos años del paso del huracán María por la Isla, aún persisten las dificultades asociadas a ese evento natural entre los desplazados que llegaron a este estado.

“En la isla aún hay casas con toldos azules, y en Florida aún tenemos personas que viven en hoteles, en casa de familiares o alquilando una habitación. Cuando llegas aquí y te tropiezas con empleados que pagan $7 o $9 la hora y te encuentras con un alquiler de $1,500 mensuales pues la matemática no te da”, dijo María Revelles, portavoz de la organización Faith en Florida.

En la actividad también participaron las organizaciones Alianza for Progress, Iniciativa Puertorriqueña, Hispanic Federation, Vamos por PR y Misión Boricua, entre otras.

“En el tema de las ayudas te diría que estamos igual a como estábamos hace dos años”, dijo Revelles. “Ha habido muchos esfuerzos, pero han faltado programas que realmente atiendas las necesidades de los desplazados que llegaron a Florida, como, por ejemplo, uno que atienda la falta de vivienda social.  Por ejemplo, en Buenaventura Lakes, que es uno de los lugares con más concentración de puertorriqueños, puedes encontrar que te alquilan apenas un cuartito por $400 mensuales. Y eso debería ser inaceptable”, dijo la líder comunitaria.

Durante la actividad, los participantes exigieron además que se realice una auditoría de la deuda de Puerto Rico, su cancelación, y, sobre todo, que se desembolsen las ayudas federales aprobadas para propiciar la reconstrucción de la Isla.

Krizia López Arce, coordinadora comunitaria de grupos de la diáspora en Florida dijo que en otros estados de Estados Unidos organizaciones puertorriqueñas celebran eventos similares de conmemoración de las víctimas de este huracán, el más poderoso que ha pasado por Puerto Rico según el récord meteorológico.

Recordó que esta semana otras organizaciones de más de 15 estados se congregaron en Washington DC para visitar congresistas y presionarlos sobre la necesidad de que se desembolsen los fondos federales para la reconstrucción de la Isla.

Ante la preocupación de los congresistas sobre el uso correcto de estos dineros, López Arce dijo que las organizaciones puertorriqueñas propusieron a los legisladores federales que se establezcan protocolos para que estas asignaciones, en lugar de llegar al gobierno, se despachen directamente a las organizaciones que están en contacto directo con los afectados.

Mientras este evento se efectuaba en Orlando, en la ciudad de Altamonte Springs – a 30 minutos al norte- otras organizaciones también conmemoraban la tragedia con una manifestación en la que reclamaban que se impusiera una moratoria en el precio de los alquileres.

Este es el caso de Lissandra Martínez, quien llegó a Florida Central luego que el huracán destruyera su vivienda. “Ya no estoy en un hotel, pero vivo en un apartamento de dos cuartos para mí, mi pareja y mi hijo pero la renta es de $1,424 y si pasa que no tengo el dinero completo del mes, me ponen una penalidad de $200. Es demasiado costoso y necesitamos que esto se atienda”, dijo la joven, sobreviviente de cáncer.

La manifestación fue convocada por “Pa’lante Por Más”, que es parte de la entidad Organize Florida y que está integrada precisamente por familias puertorriqueñas desplazadas desde la Isla a causa del huracán María.

La manifestación se convocó frente a las instalaciones de Invitation Homes en Altamonte Springs, una de las empresas más grandes de alquiler de vivienda en Florida Central. Los manifestantes entregarían a la gerencia de esa empresa una carta solicitándole que ponga un freno a la escalada de precios y detenga los desalojos por falta de pago, explicó Kira Romero, abogada de Latino Justice.

“Esa empresa no sólo es la responsable de las altas rentas en Florida Central si no que está comprando en Puerto Rico las casas de las familias que se han tenido que mudar de la Isla aprovechándose de su situación económica. Lo triste es que muchas de esas casas debían poco o ya no debían nada”, dijo Romero.

“La gente no se fue de Puerto Rico porque quiso, sino porque dada las circunstancias en la Isla era la mejor opción para ellos”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios