El mural de la bandera de Puerto Rico está pintado en el edificio desde 2018. ( Especial El Nuevo Día / Carla D. Martínez)

Orlando - La Junta de Preservación Histórica de Miami determinó ayer, en votación 8 a 0, sostener su decisión de prohibir y exigir la remoción del mural de la bandera de Puerto Rico pintada en el edificio de tres pisos de esa ciudad sureña donde ubica el restaurante puertorriqueño La Placita.

Los murales están prohibidos en esa zona histórica, aunque sí están permitidos los rótulos de neón. No obstante, sustituir la gran bandera que cubre los tres pisos del edificio con un rótulo de neón costaría $102,000 cifra que el director del establecimiento- Joey Cancel- no está dispuesto a pagar, según señala el Miami Herald.

“Solo para ser claro como el cristal: hubo una orden de pintar el mural. Esa orden se mantiene", dijo la vicepresidenta de la junta, Lynn Lewis, a Cancel en la reunión de ayer donde esa entidad emitió su veredicto.

Cancel, por su parte, dijo a ese medio que apelará la decisión ante la comisión municipal. Tiene 15 días para hacerlo.

En marzo pasado, esa junta ya se había expresado y ordenado la remoción del mural, una obra del artista puertorriqueño Héctor Collazo Hernández. Pero en ese momento, los empresarios apelaron la decisión hasta la audiencia de ayer.


💬Ver 0 comentarios