Imagen del público en el "Guaya Guaya Fest" el sábado en la noche en Orlando. (Captura / Facebook)

Para el médico puertorriqueño radicado en Florida, Yared Vázquez, las imágenes de cientos de personas aglomeradas el pasado fin de semana en dos festivales de música latina en la ciudad de Orlando son un ejemplo del “falso sentido de seguridad” que impera en este estado en medio de la pandemia del COVID-19.

Aunque las restricciones impuestas por el gobernador republicano Ron de Santis para controlar el virus son menores en comparación con el inicio de la pandemia, los contagios siguen rampantes en este estado.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en el Condado de Orange, sede de los eventos “Guaya Guaya Fest” y el “Día Nacional de la Zalsa Orlando”, el nivel de transmisión comunitaria permanece alto, así como en la mayoría de los condados del estado.

Los datos del gobierno estatal sostienen que hasta el 17 de abril la tasa de positividad en el condado Orange se mantuvo en 7.43%, luego de que el 13 de abril se colocó en un 5.84%.

“Hemos visto una alza tremenda de casos de COVID. En principio teníamos esa alza, pero no teníamos pacientes crónicos, por lo que ahora tenemos una carga doble”, dijo Vázquez. “Lo que estamos viendo es una cantidad inmensa de pacientes nuevos. Inclusive, hemos tenido tres enfermeras este fin de semana que salieron positivas después de haber estado casi un año y medio protegiéndonos bien”.

Casos de COVID-19 recientes en Florida. (Captura / Gobierno de Florida)

El informe de casos de COVID-19 de Florida emitido el lunes arroja sobre 12,000 contagios entre el viernes (7,308), sábado (4,708) y domingo (3,631). De esa cantidad, 1,188 fueron reportados en el condado de Orange, mientras que 1,179 fueron registrados en el condado de Hillsborough, donde también vive una cantidad significativa de puertorriqueños, específicamente en la ciudad de Tampa. Mientras, en el Condado de Osceola se reportaron 431 contagios en el mismo periodo.

Desde el inicio de la pandemia, Florida ha registrado sobre 2.1 millones de casos de COVID-19. En el tope de la lista se coloca Miami (274,459), seguida por Orlando (98,423), Jacksonville (89,314) y Tampa (76,962).

Pese a estos números, el neumólogo puertorriqueño Nelson Medina aseguró que los contagios han mermado en comparación con marzo de 2020, pero reconoció que ha experimentado un repunte reciente. La mayoría de los casos que ha atendido son personas jóvenes.

“Comparando con hace un año atrás estamos algo mejor por el efecto de la vacuna, pero la población cambió. Ahora mismo son personas jóvenes las que están yendo al hospital. Ese grupo de personas que están entre 20 a 55 años que no se habían vacunado porque las vacunas no estaban disponibles y son personas que no toman muchas medidas porque se creen que tienen más capacidad de tolerar la infección”, sostuvo en entrevista con El Nuevo Día.

Sin restricciones mayores

Vázquez y Medina, quienes trabajan en la clínica Mothermid Wellness, coincidieron que el mayor reto que enfrenta Florida es la eliminación de restricciones mayores para la operación de comercios y la realización de eventos, situación que ha provocado, a su juicio, el aumento de infecciones.

El gobernador De Santis, uno de los principales partidarios del expresidente Donald Trump, se pronunció en contra de los cierres de comercios y escuelas, así como del uso de la mascarilla, desde el inicio de la pandemia.

“Aquí tenemos la mala suerte de que las restricciones están más laxas y muchos políticos y personas de opinión pública pues celebran eso porque ven a ojo sin entrenar que la vida se ve normal. Pero ellos no están acá en la mañana en la sala de intensivo, no están viendo la carga de pacientes que estamos viendo. Es un falso sentido de seguridad”, estableció Medina.

En Florida, por ejemplo, el uso de mascarilla no es requerido y la mayoría de los negocios están abiertos, incluyendo a los de la industria del entretenimiento y el deporte. No obstante, los gobiernos locales de las ciudades o condados pueden limitar la cantidad de personas que asisten a los bares y restaurantes hasta un 50%.

“Yo soy médico de boxeo y pertenezco a la Asociación de Médicos de Ring y trabajamos con la Comisión Atlética de Boxeo de Florida. Ayer hubo un evento del que no fui parte porque mi moral y ético no me lo permite, pero atendieron a 15,000 personas en un estadio y no había restricciones de mascarillas. En las próximas dos semanas la ciudad de Jacksonville se verá bien apretadita”, indicó Vázquez al referirse a un evento de la Ultimate Fighting Championship (UCF) en el Vystar Veterans Memorial Arena de Jacksonville.

Ese mismo día se celebró una cartelera de boxeo en el Silver Spur Arena de Kissimmee, aunque con una capacidad limitada a unos 3,500 espectadores por la pandemia.

Ante esto, Medina indicó que el efecto de los eventos se sentirá en unas dos semanas en los hospitales, por lo que se mostró preocupado por la capacidad hospitalaria de las ciudades.

Aunque los hospitales aún cuentan con camas disponibles, el nuevo problema es la falta de personal de enfermería. Según su análisis, esto responde a la fatiga física y mental que impera entre los profesionales de la salud.

“Tal vez el número de casos no es tan alto como era antes, pero lo vas a sentir igual en el sistema porque ahora tienes menos enfermeras. Entonces, ahora hay muchos hospitales que te dicen que no tienen capacidad y es porque no tienen enfermeras”, lamentó.

Esta situación se suma a las variantes del COVID-19 que circulan en Estados Unidos. Recientemente, los CDC advirtieron que la variante detectada en Reino Unido ya se convirtió en la dominante en el país. Esta variante tiene aproximadamente un 50% de aumento en contagios de COVID-19 y también produce un aumento en las hospitalizaciones y muertes a causa de la enfermedad.

Llamado a los asistentes

Medina indicó que las personas que hayan asistido a alguno de los festivales de música y eventos deportivos que se celebraron en Florida durante los pasados días deben estar pendiente a los posibles síntomas de COVID-19 y realizarse una prueba molecular del virus.

Asimismo, recomendó que fortalezcan su sistema inmunológico tomando suplementos de Zinc y multivitaminas.

“En realidad, las personas que asistieron a este festival no tienen enfermedades crónicas, ellos van a recoger el virus en el festival y lo van a llevar a sus seres queridos y ahí es donde se van a ver los abuelitos infectados, los tíos y personas mayores con enfermedades crónicas”, señaló.

Guaya Guaya en Orlando📍!! #guayaguayaorlando2021  #orlandofl  #musicaurbana  #flow  #fest  #ElGuayaGuayaEnOrlando  #puertorico🇵🇷❤️

Posted by Mega TV Orlando on Saturday, April 24, 2021

El domingo, el designado secretario del Departamento de Salud de Puerto Rico, Carlos Mellado, instó a quienes asistieron a algunos de los festivales a que no visitaran a sus familiares en 14 días y que al llegar a la isla presentaran una prueba negativa de COVID-19.

Según el periódico regional Es Noticia, algunos asistentes comenzaron a llegar a Puerto Rico ayer en vuelos desde la ciudad de Orlando. Por ejemplo, un joven residente de Coamo, identificado como Ricardo Ramos Ortiz, dijo a ese medio de comunicación que asistir “Guaya Guaya Fest” era una responsabilidad individual.

“Todo el mundo estaba allí pegado, pero cada cual tomaba su riesgo como cada cual quisiera”, expresó a su llegada al aeropuerto Mercedita, en Ponce. “Cada cual toma su riesgo. El que quiere ir que vaya y el que no, pues no vaya”. Ramos Ortiz arribó al país sin una prueba negativa de COVID-19.

💬Ver comentarios