(Agencia EFE)

Miami - El Departamento de Salud de Florida informó este martes de 3,838 casos nuevos y 219 muertes más por COVID-19, cifras superiores a las del lunes, que fueron las más bajas en meses, quizás debido a que se procesaron menos pruebas de lo habitual.

Con estas nuevas cifras los casos confirmados desde el 1 de marzo se elevan a 579,932 y las muertes a 9,758 (solo residentes en el estado), a las que habría que sumar al menos 135 de no residentes.

Este martes se contabilizaron los resultados de 56,884 pruebas de COVID-19, mientras que el lunes fueron solo 39,151.

El índice de positivos fue del 7.91 %, menor que el 8.82 % del lunes. Desde el 12 de agosto el índice se mantiene por debajo del 10 %, que es la meta de las autoridades sanitarias.

La edad media de los que dieron positivo en las pruebas contabilizadas hoy es de 43 años.

En cuanto a las hospitalizaciones, a día de hoy hay 5,491 personas con diagnóstico de coronavirus que están en centros médicos y no hay escasez de camas hospitalarias ni de plazas en las unidades de cuidados intensivos.

En Miami-Dade, el epicentro de la enfermedad en Florida, hubo 45 muertes y 964 casos más en las últimas 24 horas. El índice de positivos está solo medio punto por arriba del 10 %.

La cuenta desde el 1 de marzo se sitúa en 146,990 casos positivos y 2,126 decesos. Le sigue de lejos el vecino condado de Broward, con 67,193 contagiados y 1,025 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Florida es el segundo estado de EE.UU. con más casos acumulados de COVID-19, solo superado por California y seguido de Texas, y Miami-Dade, el tercer condado más afectado del país.

Estados Unidos registra más de 5.4 millones de casos confirmados de COVID-19 y 170,453 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 32,846, más que en Francia o España.