Pese a la intimidante selección de vinos, cervezas y bebidas con café, sus dueños, la boricua Yellymary Quintero y su esposo, Sascha Weyer, fomentan un ambiente amigable y familiar en el que los visitantes pueden aprender.

Sanford, Florida – Para entrar a este salón, en el segundo piso de la Bodega de Luisa (Luisa’s Cellar), necesita una clave verbal que le solicitará un camarero. Sólo con ella podrá ser de los privilegiados en tener acceso a este lugar decorado y arreglado como los bares clandestinos o “speakeasys” de 1920, cuando en los Estados Unidos estaba prohibido la distribución y el consumo de alcohol.

La clave la cambiamos cada sábado y domingo y sólo te la puede dar el cantinero que esté en el primer piso”, explicó Yellymary Quintero, puertorriqueña natural de Cataño y quien, junto a su esposo, el alemán Sascha Weyer, son los dueños de este establecimiento en Sanford, ciudad que ubica a una hora al este de Orlando.

Es un salón pequeño donde todo es antiguo y que cuenta con su propio mesero para atender a los que logren acceso. El primer piso no es muy diferente: dé un solo paso al interior de la Bodega de Luisa y sentirá que da un salto al pasado, pero regresará de un tirón al siglo 21 al tropezar con artefactos contemporáneos como la moderna máquina de café espresso, o las otras dos que ubican en un saloncito contiguo y que, con sólo presionar un botón, le despacharán vino luego de introducir una tarjeta que se carga con dinero.

“En realidad somos eclécticos, aunque hay cosas antiguas que mi esposo compra o que la gente nos ha traído”, explicó Quintero, quien estudio periodismo y derecho, pero que optó por convertirse en sommelier, es decir, una experta en vinos.

La intención de Quintero es que el público no se intimide con la gran selección, sino que aprenda y disfrute de las sobre 25 variedades que se sirven por copa, o del centenar de vinos que pueden ser adquiridas en botellas. 

“Aquí la opción no se limita a servir vino tinto o vino blanco, sino que hay más de 15 variedades de tinto y otras tantas de blanco. Ahí viene mi trabajo como sommelier, de educar al cliente y ayudarlo para que no se asuste”, explicó Quintero.

A su lado está Sascha, un alemán espigado con cabello rubio y ojos claros. Pero no se confunda, pues conoce muy bien sobre el lechón asado y sabe las historias y los atrechos del barrio Amelia de Cataño de donde es oriunda su esposa y la abuela de esta, doña Luisa. “Me juntaba con la abuela para hablar de los chismes del barrio”, dijo el hombre con su cadencia germana.

“Mi abuela Luisa fue quien realmente me crio. Era de esas mujeres que, aun con su poca educación, lograba lo que se proponía”, explicó Quintero al hablar de la mujer que inspiró el nombre de la bodega.

Mientras ella se concentra en los vinos, él apuesta a las cervezas, de las que ofrecen sobre 350 variedades. “Soy alemán y la cerveza es una gran cosa en Alemania. Cuando llegué aquí empecé a buscar cervezas con mejor sabor y así, poco a poco, me fui interesando en esto”, dijo Weyer.

Junto a los vinos y las cervezas, el café se ha situado como un producto con gran éxito para la pareja. Y es que no sólo se trata de las infusiones tradicionales como el “latte”, el espresso o el cappuccino, sino que han creado combinaciones interesantes como el que lleva el nombre de la famosa galleta de las Niñas Escuchas -las Samoa-; o el Harry Potter, que combina café, leche, caramelo y butterscotch, por mencionar algunos.  

A esto se suma un área de postres y otra donde podrá comprar un cigarro y disfrutarlo en el patio o en el balcón. Y a la lista de ofertas de este particular lugar se añadirán próximamente tapas, emparedados, flat breads y servicio de brunch.

“Lo que ofrecemos es una experiencia familiar, que el cliente se sienta como en su casa”, dijo Quintero. El deseo de la pareja es que los visitantes conversen y se conecten. Por eso, aquí no hay televisor, ni enchufes para cargar el celular. Ni se le ocurra pedir la clave para conectarse al Wi-Fi.

Luisa’s Cellar ubica en el 206 Sanford Avenue en Sanford, Florida y atiende a su clientela en horario de 4:00 p.m. a 2:00 a.m., excepto los lunes.


💬Ver 0 comentarios