Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Pese a la intimidante selección de vinos, cervezas y bebidas con café, sus dueños, la boricua Yellymary Quintero y su esposo, Sascha Weyer, fomentan un ambiente amigable y familiar en el que los visitantes pueden aprender.

Sanford, Florida – Para entrar a este salón, en el segundo piso de la Bodega de Luisa (Luisa’s Cellar), necesita una clave verbal que le solicitará un camarero. Sólo con ella podrá ser de los privilegiados en tener acceso a este lugar decorado y arreglado como los bares clandestinos o “speakeasys” de 1920, cuando en los Estados Unidos estaba prohibido la distribución y el consumo de alcohol.


💬Ver 0 comentarios