El Capitolio de Estados Unidos. (The Associated Press)

Washington D.C.- La mayoría demócrata de la Cámara de Representantes prevé aprobar a finales de esta semana el plan de rescate del presidente Joe Biden contra el coronavirus, cuyas iniciativas pueden tener un impacto de más de $10,000 millones en Puerto Rico.

La legislación, que irá mañana a votación en el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, establece una fórmula por la cual el gobierno estatal de Puerto Rico recibiría cerca de $2,400 millones para aliviar los problemas fiscales que causa la pandemia, que esta semana alcanzará el medio millón de víctimas en Estados Unidos,

Los $2,400 millones para el gobierno de Puerto Rico salen de una partida de $219,000 millones para los gobiernos estatales, de los cuales $4,500 millones han sido separados para los territorios, según el lenguaje divulgado por el presidente del Comité de Presupuesto, el demócrata John Yarmuth (Kentucky).

Esos fondos son independientes a las partidas que puedan recibir directamente los gobiernos municipales.

La legislación de la mayoría demócrata – que se enfrenta a la oposición del liderato republicano de la Cámara baja, que la considera demasiado costosa y critica por incluir medidas que no relacionan con la pandemia-, asignaría, como ha propuesto Biden, cerca de $1.9 billones (trillions en inglés).

El proyecto incluye un cheque de $1,400 para la mayoría de los ciudadanos, elevar a $400 semanales la asistencia por desempleo entre mediados de marzo y finales de agosto, fondos para distribuir la vacuna contra el COVID-19, asistencia para la reapertura de escuelas y universidades, para vivienda y pequeños negocios.

En el caso de Puerto Rico, la medida asignaría cerca de $900 millones en asistencia alimentaria, y permitiría el pleno acceso de la isla al crédito federal por niños dependientes (CTC), que en Puerto Rico ha beneficiado solo a familias que tienen tres hijos o más.

Cuando el Comité de Medios y Arbitrios aprobó los asuntos del plan de rescate bajo su jurisdicción, también volvió a insistir en ayudar a financiar tres cuartas partes del crédito por ingresos devengados (EITC, las siglas de ese programa en Estados Unidos) que existe en Puerto Rico.

La plena vigencia del CTC y el financiamiento del EITC pueden tener un impacto de cerca de $1,400 millones anuales en Puerto Rico, según la Comisión Conjunta de Asuntos Contributivos.

Cuando la ley Cares autorizó un cheque federal de $1,200 para los ciudadanos en 2020, el gobierno de Puerto Rico estimó en $2,900 millones su impacto en la isla. Esta vez la huella en la economía sería mayor, teniendo en cuenta que el plan de Biden incluye otro $1,400 por cada dependiente del ciudadano, no importa la edad, en vez de los $500 por dependiente que estableció la ley Cares.

El presidente del Comité de Presupuesto, John Yarmuth (Kentucky), anunció que el plan de rescate del presidente Biden se considerará el lunes en su comisión como un proyecto de reconciliación de presupuesto, con la intención de que pueda ser aprobado a finales de la semana en el pleno de la Cámara de Representantes.

Por el plan tramitarse dentro de un proyecto de reconciliación de presupuesto, la medida puede ser aprobada en el Senado con 51 votos y eludir la regla del filibusterismo, que requiere normalmente 60 votos para llevar una medida a votación final.

El caucus demócrata controla 50 de los 100 escaños, pero cuenta con el potencial voto de la vicepresidenta Kamala Harris, presidenta del Senado, para quebrar un empate.

Se mantiene el cheque de $1,400

El lenguaje que irá a votación mantuvo la iniciativa para enviar el cheque de $1,400 a las personas que ganan hasta $75,000. En el caso de las parejas se asignan $2,800 hasta un salario conjunto de $150,000.

En el caso de los individuos el cheque se reduce a partir de los $75,000 hasta desparecer al tenerse un ingreso anual de $100,000. En el caso de las parejas, el dinero comienza a extinguirse si su ingreso anual alcanza los $150,000. Otros $1,400 se harán disponibles a las familias por cada dependiente.

El plan demócrata incluye aumentar a $400 semanales, de mediados de marzo a finales de agosto, la asistencia federal por desempleo.

En 2020, la asistencia federal por desempleo de $600 semanales tuvo un impacto en la isla de $3,900 millones, según el gobierno de la isla. Esta vez, la asignación a la isla debe ser menor, pero aún así tiene el potencial de superar los $2,000 millones, según estimados preliminares.

La legislación demócrata propone además $305 millones en asistencia para el pago de renta en los territorios, una cantidad que en su amplia mayoría sería para residentes de Puerto Rico. También se aseguran por lo menos $40 millones para asistir a los dueños de vivienda en Puerto Rico afectados por las moratorias en el pago de renta.

Previamente, el Comité de Pequeñas Empresas aprobó una asignación de $50,000 millones para pequeños negocios, que incluye una subvención de $25,000 millones para mitigar pérdidas de restaurantes independientes, bares y establecimientos de venta de comida.

Una vez el plan de rescate sea aprobado en la Cámara baja, la medida pasará al Senado, donde los demócratas pueden necesitar sus 50 votos y el de desempate de la vicepresidenta Harris para aprobarlo.

En un mensaje al caucus demócrata del Senado, el líder de la mayoría demócrata, Charles Schumer (Nueva York), indicó que cumplirán con la meta de aprobar la legislación antes del 14 de marzo, cuando vence la actual asistencia federal por desempleo, que es de $300 semanales.

Los expertos, sin embargo, consideran que puede haber una brecha de algunas semanas en lo que los sistemas de los estados reajustan el cambio de $300 a $400 semanales.

En el Senado, mientras, estará también en debate si bajo un proyecto de reconciliación de presupuesto puede incluirse la medida que persigue aumentar de $7.25 a $15 la hora el salario mínimo federal, en un proceso paulatino que terminaría en 2025.

💬Ver comentarios