En esta foto de archivo del 27 de junio de 2018, el presidente Donald Trump, izquierda, abraza al candidato republicano a senador Kevin Cramer durante un acto electoral en Fargo, Dakota del Norte. (AP/Evan Vucci)
El senador republicano Kevin Cramer junto al presidente Trump, en una foto de 2018. (AP/Evan Vucci)

Washington D.C. – El senador republicano Kevin Cramer (Dakota del Norte) considera que por encima de la tendencia demográfica hacia un país más diverso, a los republicanos debe preocuparle el interés de sectores demócratas en querer admitir a Washington D.C. y Puerto Rico como estados.

“Los ciclos ocurren. Las tendencias ocurren. Lo que en realidad podría escalar esa tendencia, si se quiere, es si algo como la estadidad (para Washington D.C.), la estadidad para Puerto Rico, que sería un movimiento político de los demócratas si obtienen (el 3 de noviembre) el poder total y eliminan el filibusterismo. Eso sería más problemático que la tendencia (demográfica) natural”, indicó Cramer, en una entrevista con “Axios en HBO”.

El senador republicano fue preguntado sobre el hecho de que mientras más diverso es Estados Unidos, los republicanos, que tienen un alto respaldo del electorado blanco no hispano, pueden perder mayorías en estados, como Texas, que en los últimos años han dominado políticamente.

Pero Cramer saltó de inmediato a hablar del efecto que puede tener la admisión de Puerto Rico y Washington D.C. como estados, una iniciativa que sectores demócratas perciben como una oportunidad para aumentar su representación en el Senado y la Cámara baja.

Cramer se suma a otros de sus colegas que en medio de la contienda hacia las elecciones del 3 de noviembre han acentuado su rechazo a la idea de convertir a Washington D.C. y Puerto Rico en estados, como el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), Lindsey Graham (Carolina del Sur) y Martha McSally (Arizona).

McConnell ha indicado que mientras pueda controlar la agenda del Senado jamás dará paso a propuestas para convertir a Puerto Rico y Washington D.C. en estados.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también ha rechazado tajantemente la estadidad para la Isla y Washington D.C., una idea que suele obtener poco respaldo entre los congresistas republicanos.

A menos que los demócratas ganen la mayoría del Senado y quieran eliminar la regla del filibusterismo que regula la aprobación regular de medidas – con ciertas excepciones-, se necesitarían 60 votos para aprobar en la cámara alta iniciativas a favor de que Washington D.C. o Puerto Rico sean estados.

El liderato demócrata está comprometido con la idea de convertir a Washington D.C. en el estado 51 de Estados Unidos, una propuesta que la Cámara baja aprobó en junio y el Senado republicano frenó.

El jefe de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), ha indicado que Puerto Rico - donde habrá un referéndum estadidad sí o no el 3 de noviembre-, todavía tiene que votar por esa alternativa de status.

Al cuestionársele sobre la posibilidad de que los demócratas quieran elevar el número de jueces del Tribunal Supremo de Estados Unidos o impulsar la estadidad para Washington D.C. y Puerto Rico, Schumer respondió recientemente que “todo estará sobre la mesa”. Advirtió, no obstante, que los electores de la capital federal han votado por la estadidad, pero no los de la isla.

En marzo de 2019, en una entrevista con The Atlantic, Schumer, al hablar de su respaldo a la estadidad para Washington D.C., afirmó que también promovería la idea para Puerto Rico, pero consideró que los puertorriqueños de la isla “no están seguros de que quieran la estadidad”, desconociendo en la práctica los plebiscitos de 2012 y 2017, también tachados por el Departamento de Justicia federal.