El Senado iniciará el 12 de octubre las audiencias de confirmación sobre el nombramiento de Amy Coney Barrett al Tribunal Supremo de Estados Unidos. (AP Photo/Alex Brandon) (Alex Brandon)

Washington D.C.- El presidente del Comité de lo Jurídico del Senado de Estados Unidos, Lindsey Graham (Carolina del Sur), anunció hoy que el 12 de octubre comenzarán las audiencias de confirmación de Amy Coney Barrett como jueza del Tribunal Supremo estadounidense.

Graham pronosticó que las sesiones se extenderán por tres o cuatro días, lo que da a entender que la votación en comisión sobre el nombramiento de la jueza pudiera ocurrir probablemente la semana siguiente. De esa forma, la mayoría republicana del Senado cumpliría con el deseo del presidente Donald Trump de que Barrett sea confirmada antes de las elecciones del 3 de noviembre.

El senador sostuvo que el primer día de audiencias se dedicará a las declaraciones iniciales de los miembros del comité y Barrett, quien actualmente es jueza en el Séptimo Circuito de Apelaciones federales.

El interrogatorio a la jueza tendría lugar el 13 de octubre. Luego, habrá uno o dos días de audiencia para escuchar a los que conocen a Barrett y a expertos legales, según Graham.

El presidente Trump designó hoy a Barrett como candidata a llenar la vacante que dejó en el Tribunal Supremo de Estados Unidos Ruth Bader Ginsburg, poniendo en marcha una dura batalla política en el Senado a cinco semanas de las elecciones.

“Es mi honor nominar a una de las mentes legales más brillantes y talentosas de nuestra nación para la Corte Suprema. Es una mujer de logros incomparables, un intelecto imponente, credenciales excelentes y una lealtad inquebrantable a la Constitución”, dijo Trump, al hacer el anuncio en el Jardín Rosado de la Casa Blanca, acompañado de la jueza y sus familiares.

El presidente Trump ha propuesto reemplazar a Ginsburg, un ícono de los liberales y fallecida el pasado 18 de septiembre, con una jurista que creará una mayoría conservadora de 6 a 3 en el Tribunal Supremo estadounidense.

De 48 años, Barrett, quien es muy conservadora y devota católica, sería la persona más joven entre los nueve jueces del Tribunal Supremo estadounidense, si es confirmada por el Senado, lo que se prevé ocurra en algún momento antes o después de las elecciones del 3 de noviembre. Sería la primera mujer en el foro judicial con niños de edad escolar.