Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio Cortez proponen legislación para adelantar el debate sobre el status político de Puerto Rico. (Luis Alcalá Del Olmo)

Washington D. C.- Las congresistas demócratas boricuas Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio Cortez, ambas electas por Nueva York, anunciaron hoy que han presentado legislación que propone vincular al Congreso con la convocatoria en Puerto Rico a una Asamblea Constitucional para ordenar un proceso sobre el futuro político de la Isla, que excluya cualquier opción territorial.

La legislación reconoce el derecho de Puerto Rico a ordenar ese proceso, antes de regularse en la Isla un próximo referéndum sobre “la opción de libre determinación” que seleccionen los delegados a la Convención de Status, en consultas con una comisión bilateral del Congreso estadounidense integrada por líderes de ambas cámaras y un representante del Departamento de Justicia federal.

“Ese cuerpo”, en aparente referencia a la Convención, “desarrollará una solución de largo plazo para el status de Puerto Rico, sea estadidad, independencia, libre asociación o cualquier opción que no sea el arreglo territorial vigente”, indicaron Velázquez y Ocasio Cortez en un artículo publicado en NBC.com.

El proyecto de ley establece que la “Convención de Status” sería un cuerpo semipermanente que se disolverá “cuando Estados Unidos ratifique una opción de libre determinación presentada al Congreso”.

“Lo que la convención negocie y proponga sería luego votado en un referéndum por el pueblo de Puerto Rico antes de su presentación al Congreso de los Estados Unidos. La clave es que este marco sería desarrollado por los puertorriqueños y para los puertorriqueños, no dictado a ellos como tantas políticas públicas anteriores”, agregaron.

Los miembros de la comisión bilateral negociadora del Congreso- un total de 10-, serían los copresidentes de los comités de Recursos Naturales de la Cámara baja, y Energía y Recursos Naturales del Senado, los líderes de minoría de ambas comisiones, un miembro representando a cada uno de los líderes de mayoría y minoría de las dos cámaras legislativas, el comisionado residente en Washington y un funcionario del Departamento de Justicia federal aprobado por el presidente de la Cámara y el líder de la mayoría del Senado.

“Si el referéndum es aprobado por el pueblo de Puerto Rico, el Congreso puede aprobar una resolución conjunta para ratificar la opción de autodeterminación aprobada por voto en el referéndum en virtud de esta legislación. Si el Congreso (que sesiona cada dos años) termina antes de actuar sobre la opción de autodeterminación, la convención de status creada bajo esta medida puede reunirse nuevamente y enviar o reenviar una opción de autodeterminación al Congreso”, agrega el proyecto de ley.

Las legisladoras federales advirtieron que aunque algunos demócratas vean con buenos ojos echar hacia delante una propuesta de estadidad para la isla, el caso colonial de Puerto Rico no es como el de Washington D. C., donde ser un estado federal es la única opción y esa idea tiene un respaldo abrumador.

Velázquez y Ocasio Cortez indicaron que “la historia de Puerto Rico es muy diferente a la de (Washington D.C.). A diferencia de D.C. la isla tenía una herencia caribeña única que existía mucho antes de que Estados Unidos la tomara por la fuerza”.

Las dos boricuas con plenos derechos en el Congreso recordaron las recientes expresiones de la ex secretaria de Seguridad Interna Elaine Duke y el ex jefe de Gabinete de ese departamento Miles Taylor, en el sentido de que el presidente Trump expresó interés en cambiar a Puerto Rico por el territorio autónomo danés de Groenlandia.

Taylor, además, dijo que Trump mantiene una animosidad hacia Puerto Rico y que ha descrito la isla como un lugar “sucio”, lleno de “gente pobre”.

Las congresistas puerotrriqueñas indicaron que esos incidentes reflejan “cuán desechable Washington ha visto a Puerto Rico durante mucho tiempo”.

Como ejemplo del trato injusto a la Isla, las legisldores aluden a la elminación de los beneficios contributivos de la sección 936 del Código de Rentas Internas federal, los daños ambientales que causaron las maniobras militares en Vieques, y la respuesta del gobierno de Trump a las emergencias causadas en Puerto Rico este cuatrienio por desastres naturales, como el huracán María de 2017 y los terremotos de 2020.

La legislación impulsa asignar $2.5 millones para el referéndum. También ordena que el Tesoro establezca un fondo por el cual provea a los candidatos a delegados $4 por cada dólar de una contribución de menos de $100 que recaude, siempre y cuando el aspirante gaste menos de $25,000 en su campaña.

El candidato a delegado que aspire a recibir los fondos de pareo del gobierno federal, también debe tener donativos de 50 o más individuos que sean de $50 o menos.

El debate pendiente

El presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja, el demócrata Raúl Grijalva (Arizona), tiene pendiente convocar a una audiencia pública sobre el status político de la Isla. Hasta ahora, ante su comité solo habían dos proyectos pro estadidad, presentados por los otros dos boricuas con plenos derecho en el Congreso, Darren Soto (Florida) y José Serrano (Nueva York). La legislación de Serrano tiene como autora principal a la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

Grijalva ha indicado que aunque no prevé que avance ningún proyecto de ley en 2020, quiere educar a los miembros de su comisión sobre el debate en la Isla y las alternativas no territoriales que pueden haber para Puerto Rico.