Vista de varias áreas del Celebrity Apex, barco de Celebrity Cruises que fue el primero en ser entregado de manera virtual en marzo. (Suministrada)

¡Qué año para los cruceros! Uno nunca antes visto, ni siquiera imaginado debido a la pandemia del coronavirus y el consecuente cese de cruceros desde marzo. El impacto no se limitó a la cancelación de viajes, sino también que afectó a los astilleros que construyen los barcos, unos que pensaban que este año sería de abundancia al igual que ha sido en la última década. Con el COVID-19 muchos cerraron por un tiempo afectando la entrega de barcos nuevos que ya estaban en construcción o deteniendo el inicio de otros. Sin embargo, durante todo el 2020, se pudieron entregar algunos, en ceremonias virtuales.