El crucero SeaDream tuvo que regresar a Barbados. (Suministrada)

Los 46 pasajeros no contagiados con COVID-19 a bordo del crucero SeaDream 1, que recorría el Caribe y se encuentra en Barbados, empezaron a regresar a sus lugares de origen, mientras siete enfermos están hospitalizados, entre ellos un miembro de la tripulación.

El SeaDream 1, de la naviera SeaDream Yacht Club, era el primer crucero que recorría el Caribe desde que se suspendieron este tipo de travesías en plena pandemia.

Los 53 pasajeros del barco (37 estadounidenses y otros 16 del Reino Unido, Austria, Dinamarca, Noruega, Suecia y Alemania), así como la tripulación no esencial, estaban en cuarentena en sus camarotes después de que el crucero regresara a atracar en Barbados tras varios días por otros países del caribe.

A través de sus redes sociales los “youtubers” Ben & David, con 75,900 seguidores en su canal y que viajan a bordo del crucero, indicaron hoy que ya están en Inglaterra tras días de “aislamiento” que, aseguran, “es un precio muy bajo a pagar” en comparación con los daños que causa la enfermedad.

“Esperamos que todos aquellos que contrajeron el virus estén bien”, señalan.

Además publican una imagen de la escalerilla del avión de British Airways que les iba a llevar a su país, en la que se ve a la gente en fila, apelotonada.

“Y pensar que la gente cree que un crucero es algo malo...” es el texto que acompaña la imagen, en el que también mencionan que los pasajeros de su avión iban hasta el avión en autobuses “apiñados como sardinas” y “con las mascarillas en la barbilla”.

Ambos pasajeros ya advirtieron ayer de que cabía la posibilidad de que se les permitiera abandonar el barco.

Otra viajera, Sue Bryant, de “The Times”, ha recalcado que han sido “cuidados” de forma “inmejorable” por la tripulación de la embarcación.

“Espero que este obstáculo sea superado (por el SeaDream 1) y que puedas navegar de nuevo”, señala la viajera y periodista, acompañando su texto con una foto del barco en la distancia, atracado.

El director médico del Ministerio de Salud y Bienestar de Barbados, Kenneth George, dijo ayer en conferencia de prensa que los enfermos permanecerán hasta finalizar su tratamiento en un centro de aislamiento y que no serán incluidos en el recuento oficial de casos de COVID-19 de Barbados.

El país tiene 249 casos positivos y hasta el momento registra siete muertos.

Este viernes, el Gobierno de Barbados aseguró a sus ciudadanos que la salud del país no está comprometida, después de que atracara el barco allí.

Los pasajeros del SeaDream 1 fueron informados del primer caso a bordo el pasado miércoles, cinco días después de iniciar el viaje.

El viaje del SeaDream 1 tenía como objetivo restaurar la confianza en la industria y convencer a los viajeros de que volvieran a realizar cruceros con protocolos de seguridad mejorados.

Muchos de los pasajeros son influidores y blogueros de viajes que fueron invitados a documentar el recorrido.

El crucero era el primero de 22 viajes en el Caribe previstos por la compañía tras la reanudación de sus periplos.