A solo horas de la publicación se recibieron miles de comentarios de personas que quieren ser de los primeros en viajar en barco. (Suministrada)

¿Quieres ser de los primeros en navegar en un crucero después del receso obligado por la pandemia del COVID-19? ¡Es tiempo de regresar a la aventura! O al menos así lo piensa Royal Caribbean, que anunció a través de su página oficial de Facebook, que está aceptando voluntarios para sus cruceros de prueba, que aun no tienen fecha específica de salida.

La empresa, puso fin así a unos días de especulación que tenía pendientes a miles de personas, para inscribirse una vez fuera confirmado. A solo horas de la publicación se recibieron miles de comentarios de personas que quieren ser de los primeros en viajar en barco.

Jonathon Fishman, portavoz de Royal Caribbean Group dijo a El Nuevo Día que la empresa está encantada del interés que han generado estos viajes simulados en sus huéspedes, que son algunos de los más leales de la industria.

“Solo esta semana, hemos recibido más de 5,000 correos electrónicos, sin incluir los tweets, comentarios y mensajes en las redes sociales, pero tenemos todavía muchos detalles que trabajar para asegurarnos de que la experiencia de todos a bordo sea tan segura y agradable como podamos. Por el momento, estamos recopilando información de aquellos que se mostraron interesados en nuestra página de Facebook http://www.facebook.com/groups/rcibackatsea/ y estaremos en contacto con ellos cuando tengamos más detalles”, dijo Fishman.

De acuerdo a la empresa, cuya página pública de Facebook, Volunteers of the Seas, tiene ya más de 10,800 miembros, la prioridad es asegurarse de que podrán tener todas las medidas de una manera segura y saludable, a la vez que brindan una experiencia vacacional memorable.

Estos cruceros de prueba, que tienen que hacer todas las líneas de barcos para poder obtener el permiso requerido por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), son el último paso para reiniciar la navegación comercial con pasajeros en aguas estadounidenses. Con ellos se espera que los cruceros demuestren “en vivo”, entre otras cosas, los protocolos creados para evitar la propagación del virus a bordo (si surgiera algún caso positivo), o en los destinos visitados.

Todavía no se ha hecho público cuántos cruceros de prueba se necesitarán para obtener la certificación de los CDC, pero ya está confirmado prácticamente por todas las líneas de barco, que el regreso será por fases, con viajes cortos y solo navegarán algunos de sus barcos, no todos.

SeaDream Yacht Club es la única línea de barcos que ha logrado navegar por el Caribe con pasajeros. El SeaDream 1, que zarpó desde Barbados, el sábado 7 de noviembre, tiene un pasajero que dio positivo al COVID-19 y tuvo que regresar a Barbados, aunque todavía hoy no han logrado desembarcar. La empresa estuvo en la mirilla durante el embarque por las fotos publicadas en las redes sociales al notarse que la tripulación no estaba usando mascarillas, algo que motivó un comunicado oficial con algunos cambios a sus procedimientos. Al detectarse el caso positivo, y hacerse pruebas a todo el resto de los pasajeros y tripulantes, éstas resultaron negativas y el pasajero enfermo así como el resto de viajeros, fueron puestos de inmediato en cuarentena.