Este nuevo sistema para eliminar el simulacro de emergencia fue probado con éxito en el Symphony of the Seas, en enero de este año. (Gregorio Mayí) (Archivo)

Con el anuncio de Royal Caribbean de que cambiará el sistema del muster drill o simulacro se seguridad para sus pasajeros, fueron muchos los que se alegraron, y con razón. Aunque cada vez los pasajeros son más conscientes de la importancia de este proceso, que les enseña o les recuerda cómo actuar en caso de emergencia, para la mayoría de los viajeros resultaba un momento tedioso. Las filas interminables para llegar y salir del muster station o la estación de reunión donde se realizaba, y un proceso tedioso y en ocasiones desorganizado, hacían de este el momento menos simpático del viaje.

Pero ahora que Royal Caribbean anunció que lo cambiaría drásticamente, la medida ya ha tenido buena acogida por los futuros viajeros. De ahora en adelante y cuando se pueda volver a viajar, esto es lo que debes saber sobre el famoso muster drill, que serán más tecnológicos y simples:

  • El simulacro se conocerá como “Muster 2.0”, un programa que hace el proceso más personalizado y rápido, sin dejar de lado lo principal, que es la seguridad de los pasajeros y tripulantes.
  • La diferencia más notoria es que toda la información que necesita el pasajero llegará a través de su teléfono celular o del televisor de la cabina, a través de la nueva tecnología eMuster. Tendrá los detalles de qué esperar en una emergencia, el lugar donde deberá reunirse y cómo usar el chaleco salvavidas.
  • Los pasajeros deberán ver esta información en cualquier momento que deseen, pero tiene que ser antes de iniciar el viaje para cumplir con la ley que requiere que los simulacros se hagan antes de zarpar. Esto no elimina el tener que ir al punto de reunión o “muster drill”; los pasajeros tienen que ir allí para confirmar que vieron la información. Personal del barco verificará que completó los pasos y contestarán cualquier pregunta. No hay que esperar ni ir en grupos, se puede ir individualmente, pero esa parte del proceso también debe completarse antes de zarpar.
  • Entre otras ventajas, con esta modalidad se elimina la usual aglomeración de personas de los simulacros tradicionales y aunque no se ha confirmado, se supone que evite el cierre de servicios básicos de comidas y bebidas. En el pasado, a la hora del simulacro se cerraban bares y restaurantes mientras duraba el simulacro.
  • Cuando los cruceros vuelvan a navegar, este programa formará parte del amplio grupo de protocolos y procedimientos que Royal Caribbean Group está desarrollando junto con el “Healthy Sail Panel”, que creó en colaboración con Norwegian Cruise Line Holdings Ltd.

Se creó antes de la pandemia

Richard Fain, presidente y CEO de Royal Caribbean Group, clasificó el nuevo sistema como uno elegante para un proceso poco popular como había sido hasta ahora. Como curiosidad, y aunque esto evitará aglomeraciones ayudando a mantener el distanciamiento social tan necesario en estos tiempos de pandemia, esto no se creó por el coronavirus.

En esta nueva versión del simulacro se ha trabajado por largo tiempo y se creó antes de la pandemia. De hecho, fue probado con éxito y aprobación rotunda por parte de un grupo de pasajeros en el Symphony of the Seas, en enero de este año.

El concepto de simulacro para barcos transoceánicos está patentado en Estados Unidos y está pendiente de patente en los principales países de todo el mundo y la compañía ha trabajado con reguladores internacionales, la guardia costera de los Estados Unidos y otras autoridades marítimas y gubernamentales para asegurar que cumple todos los requerimientos de seguridad.

El Muster 2.0 estará disponible no solo en las propias marcas de la compañía (Royal Caribbean International, Celebrity Cruises y Azamara), sino que ha ofrecido la tecnología para ser usada por las compañías de cruceros interesadas y renunciará a las tasas de la licencia de patente durante el tiempo en el que el mundo y la industria estén batallando contra la pandemia mundial. Ya se han otorgado licencias de patente a su compañía partner TUI Cruises y a Norwegian Cruise Line Holdings Ltd., para sus barcos de Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises y Regent Seven Seas.

Royal Caribbean fue pionero al revolucionar los simulacros, desde el estreno del Oasis of the Seas, en el 2009. Ese que fue el barco más grande e innovador del mundo, no requería por primera vez que los pasajeros llevaran el chaleco salvavidas al simulacro, sino que lo guardaban en áreas especialmente creadas para eso, no en las cabinas. Esa medida fue tan bien recibida que fue seguida por muchas otras líneas de barco y ya la mayoría de los nuevos, tienen áreas para guardar los salvavidas, los que se entregan a los pasajeros solo en una emergencia.