Muelle en Bahamas con cinco cruceros en el puerto.
Los expertos contratados por ambas empresas estudiarán cuatro aspectos que incluyen el poder reducir la exposición al virus, la respuesta a las emergencias, la planificación de los destinos y las operaciones ambientales. (Unsplash) (Suministrada)

En la unión está la fuerza y en los momentos de una crisis, se sabe quiénes son los amigos, con quién se puede contar y de quién se puede aprender. Esa premisa ya conocida es lo que ha hecho que dos grandes titanes de la industria de crucero se unan para buscar soluciones en conjunto y poder empezar a navegar lo antes posible, luego de estar sin operar desde marzo por la pandemia del coronavirus.

Norwegian Cruise Line Holdings Ltd. en colaboración con Royal Caribbean Group, ambas empresas con varias líneas de crucero bajo su sombrilla, se unieron y demostraron que en materia de salud y seguridad, no hay competencia que valga. Las empresas en conjunto contrataron un panel de expertos reconocidos mundialmente, que busquen soluciones de seguridad y salud, para ayudarlos a salir a flote en el momento más crítico de su historia.

El “Healthy Sail Panel” está liderado por el exgobernador del estado de Utah, Mike Leavitt y al doctor Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). Ellos, juntos a otros miembros del panel, que incluye especialistas en salud pública, enfermedades infecciosas, bioseguridad y operaciones marítimas, tienen en sus manos presentar las recomendaciones de salud pública, mejorar los protocolos en los cruceros y asegurarse cuando vuelvan a navegar, tengan las garantías de salud y seguridad para los viajeros y sus empleados en el momento más crítico de la historia de los cruceros.

"Estamos ante una situación sin precedentes que requiere el desarrollo de estándares únicos en salud y seguridad. Además, aunque hemos sido solidarios como nuestra industria en otras ocasiones, nunca habíamos visto este nivel de cooperación entre dos grandes empresas", explicó Richard D. Fain, presidente y CEO de Royal Caribbean Group, en un vídeo junto a Leavitt.

Leavitt reiteró que están trabajando bajo el concepto “Open Source” (código abierto), por lo que cualquier empresa o industria podrá adoptar libremente y beneficiarse de los conocimientos científicos y médicos de estos reconocidos especialistas. “La salud y la seguridad de los pasajeros, la tripulación y las comunidades que visitan los cruceros serán el enfoque principal de este proyecto pero esto es un problema nunca antes visto y no es solo de la industria de cruceros”, dijo Leavitt, al afirmar que en la sociedad actual no hay ningún sitio que sea 100% seguro en cuanto a la pandemia.

El especialista, quien fue también secretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos, dijo que lo que están evaluando es cómo adaptarse a nuevos ambientes de riesgos que nunca se habían visto antes, y que aunque no puedan eliminar todos esos riesgos, sí buscan aprender a cómo manejarlos.

Por eso mismo el panel no se enfocará en cómo erradicar el coronavirus en el mundo, algo de lo que ellos no pueden tener control. Pero sí estudiarán cuatro aspectos que incluyen el poder reducir la exposición al virus, la respuesta a las emergencias, la planificación de los destinos y las operaciones ambientales, es decir que cubrirán desde cómo evitar que entre el virus a los cruceros, hasta la propagación en el barco o la respuestas de acción que se tomen en caso de que haya pasajeros enfermos.

Los especialistas llevan trabajando casi un mes, pero si todo sale como previsto, las primeras recomendaciones deberán presentarse a fines de agosto, precisamente cuando vence la pausa más reciente anunciada por la mayoría de líneas de crucero. Los protocolos y recomendaciones se presentarán a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), entidad que ha emitido una orden de “no navegar” oficialmente hasta el 24 de julio, aunque las líneas de crucero miembros de la Asociación Internacional deLíneas de Cruceros (CLIA), la extendieron hasta el 15 de septiembre.

Frank Del Río, presidente y CEO de Norwegian Cruise Line Holdings Ltd. dijo por su parte que aunque compiten a diario en el negocio de captar clientes para que disfruten de sus vacaciones, nunca lo harán en nada relacionado con los protocolos y estándares de salud y seguridad. “Si bien la industria de cruceros siempre ha tenido rigurosos protocolos en estos temas, los excepcionales desafíos que plantea el COVID-19 nos ofrecen la oportunidad de elevar ese renglón”, concluyó Del Río.