Como parte de un recorrido del Norwegin Bliss, se puede disfrutar y conocer esta zona turística mexicana.

La llegada a tierra firme mexicana tenía que ser al son de mariachi. Así recibieron nuestro crucero, el Norwegian Bliss cuando luego de dos días y medio navegando desde Los Ángeles, en viaje de siete días, llegó a Puerto Vallarta. Allí bajaron los más de 1,000 pasajeros del primer viaje del barco de Norwegian Cruise Line, luego del receso por la pandemia. Aunque la mayoría de cruceros visitan Cozumel, en la Península de Yucatán, muchos viajeros prefieren estos puertos de la Riviera Mexicana.

En Puerto Vallarta hicimos un tour tierra adentro, al mismo medio de la Sierra Madre Occidental de Jalisco, en zonas de gran altura. La exclusiva excursión, contratada por Norwegian Cruise Line, recorrió dos horas de carretera, hasta la Hacienda Tercer Cielo, en el sector de San Sebastián.

Carretera por la Sierra Madre en Jalisco. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media)
Carretera por la Sierra Madre en Jalisco. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media) (ELNUEVODIA.COM)

Agave

Allí vimos la impresionante producción de agave azul que da paso al tequila. “No se confundan. Solo nosotros en Jalisco podemos llamar tequila esta bebida del agave”, dijo José Hernández, el propietario, quien además demostró cómo el agave azul se integra con las plantas de café y así producir un café gourmet orgánico con amplia gama de sabores y fragancias. “No es una mezcla; el agave maximiliano, que es de superior calidad, se integra con otros productos como guayabas, limón, mangos, lo que junto a los microclimas y la altura de 1,500 metros sobre el nivel del mar, dan este producto excepcional”, dijo mientras degustábamos café colado ante nuestros ojos.

Demostración de cómo el agave azul se integra con las plantas de café y así producir un café gourmet orgánico. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media)
Demostración de cómo el agave azul se integra con las plantas de café y así producir un café gourmet orgánico. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media) (ELNUEVODIA.COM)

Al terminar, y tras probar su tequila, fuimos a la Hacienda Don Lalín, donde Eduardo, su dueño nos habló de las bondades de la raicilla, una bebida hecha con agave verde, al igual que el mezcal que producen, que dijo son de alta calidad por la tierra donde crecen y el agua de manantial usada. “Garantizado. Tomen todo lo que quieran y al otro día no van a tener ni dolor de cabeza”, dijo convencido.

En la hacienda, el almuerzo preparado por el chef Mario Castro, mostró la variedad y el exotismo de la gastronomía mexicana. Incluyó mole negro auténtico (hecho con chocolate, que es la base de este plato), tacos, carne asada, gusanos de maguey y chapulines. El Chef Mario dijo que a estos los adquieren por libra, secos y tostados, y que él los resazona.

Gusanos de Maguey en el menú del chef Mario Castro. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media)
Gusanos de Maguey en el menú del chef Mario Castro. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media) (ELNUEVODIA.COM)

Mazatlán

Al día siguiente llegamos a la impresionante Mazatlán, en Sinaloa, orgullosa cuna del tercer carnaval más popular del mundo. Su Catedral, Basílica de la Inmaculada Concepción, “estuvo a punto de derrumbarse por el deterioro, pero no por terremotos, sino por frecuentes huracanes”, dijo Irene Souza, nuestra guía.

Irene nos llevó luego al área cercana al Faro de Mazatlán. “El faro era una isla hasta 1930 cuando el gobierno decidió conectarlo con una avenida, y ahora es parte es la tierra firme de Mazatlán. Si vas, tienes que caminar entre curvas y subir a la última parte, que son unos 342 escalones, para ver una vista maravillosa de 360 grados de la ciudad y del Pacífico, y pararte en el mirador de cristal”.

Basílica de la Inmaculada Concepció en Mazatlán. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media)
Basílica de la Inmaculada Concepció en Mazatlán. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media) (ELNUEVODIA.COM)

En El Clavadista, otro de los miradores de la ciudad, vimos precisamente al primer clavadista del recorrido. Estos increíbles y valientes hombres, se lanzan (por propinas), en un reto de altura hacia aguas poco profundas. En la ciudad hay varios lugares donde pueden verse.

Frente, estaba el Observatorio de Mazatlán, construido originalmente sobre el Cerro del Vigía para proteger los pobladores de invasores enemigos y piratas, y transferido en 1873 por el gobierno, al pueblo. Fue el segundo observatorio meteorológico y sismológico del país, y su ubicación a 289 pies sobre el mar, ofrece vistas impresionantes. Para subirlo hay un elevador inclinado o escaleras, y arriba tiene bar, terrazas y aviario. Ahora propiedad privada, el año próximo tendrá zip line que irá directamente al faro, y un restaurante.

Funicular que lleva al Observatorio de Mazatlán. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media)
Funicular que lleva al Observatorio de Mazatlán. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media) (ELNUEVODIA.COM)

La “Perla del Pacífico”, tiene también un vibrante malecón y un casco histórico, con edificaciones de colores brillantes. Allí almorzamos en el Restaurante El Presidio, donde ofrecen un menú con mole y atún fresco, uno de los productos de mar, que junto a los camarones, abundan allí.

Cabo San Lucas

Al día siguiente llegamos a Cabo San Lucas, playero, hermosísimo, vibrante y con una de las marinas más ocupadas, donde yates y los “tenders” (los barcos no pueden llegar directamente), hacen turnos para entrar.

El famoso Arco de Cabo San Lucas. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media)
El famoso Arco de Cabo San Lucas. (Gregorio Mayí / Especial para GFR Media) (ELNUEVODIA.COM)

Ubicada en el sureste de Baja California, allí la foto infaltable es de los turistas en botes pequeñísimos, frente al arco de piedra natural, que pudimos ver también directamente desde el crucero. El costo de los botecitos oscila entre $ 25 a $ 35 por pareja y previo acuerdo, puede extenderse a algunas playas. En la marina hay restaurantes, tiendas (el regateo es obligado y acostumbrado), o puede salir directamente para caminar al centro de la ciudad, a una media hora de allí. Hay “bici-taxis” y autos que le llevan por $20. Negocie el precio antes.

El Norwegian Bliss, estrenado en el 2019, tiene también viajes, de cinco días, desde Los Ángeles.

💬Ver comentarios