En la isla de Dominica se han mantenido muy bajas las tasas de infección de COVID y recientemente recibió el Sello Safe Travels del Consejo Mundial de Viajes y Turismo.
En la isla de Dominica se han mantenido muy bajas las tasas de infección de COVID y recientemente recibió el Sello Safe Travels del Consejo Mundial de Viajes y Turismo. (Suministrada)

Muchas islas del Caribe, como el resto del mundo, han tenido que reinventarse para atraer turismo que ayude al resurgimiento de su economía, debido a los efectos de la pandemia del coronavirus. Dominica es una de ellas y por eso estrenó oficialmente el “Work in Nature” (WIN) un programa de visas para estadías prolongadas.

Con esta iniciativa, que se espera atraiga a nómadas digitales, emprendedores y profesionales, se buscan residentes temporeros que podrán estar hasta un máximo de 18 meses en la isla para trabajar de forma remota. De esta manera, “Isla de la Naturaleza”, con mucho verdor y un clima cálido que tanto buscan especialmente residentes de áreas frías, espera brindar un equilibrio saludable entre el trabajo y vida personal, algo que todo el mundo parece estar de acuerdo en que es absolutamente necesario después de haber vivido la pandemia.

Dominica, que puede convertirse con este programa en un ejemplo para otras islas del Caribe, está promoviendo sus bondades y facilidades para atraer a este tipo de visitante extendido. Es conocida por sus playas de arena volcánica, sus cascadas, aguas termales, bosques y parques nacionales, como el de Morne Trois Pitons.

Dominica es conocida por sus playas de arena volcánica, sus cascadas, aguas termales, bosques y parques nacionales, como el de Morne Trois Pitons
Dominica es conocida por sus playas de arena volcánica, sus cascadas, aguas termales, bosques y parques nacionales, como el de Morne Trois Pitons

El programa de visas es perfecto para aquellos que buscan disfrutar de sus pasiones, todo sin dejar de trabajar. Haciendo honor a su nombre, ofrece cascadas, aguas termales, abundante vegetación, buena comida, y a esto se añaden los servicios que van a necesitar los nuevos ‘residentes’ para poder seguir trabajando”, dijeron las autoridades de turismo de la isla, encabezadas por la Ministra de Turismo, Transporte Internacional e Iniciativas Marítimas, Denise Charles. “Estos incluyen buena tecnología e internet de alta velocidad, modernas instalaciones de atención médica, opciones educativas para familias y oportunidades para programas de voluntariado de impacto. Esto convierte a Dominica en la opción perfecta para trabajar a distancia mientras disfruta de las maravillas naturales en la puerta”. La ministra indicó que con iniciativas como estas esperan lograr una recuperación del turismo por etapas.

Para quienes soliciten las visas habrá incentivos como exención de impuestos en artículos seleccionados y descuentos de varios proveedores de servicios. Además, esperan que a medida que el programa gane más participantes, se pueda crear una WIN Village, un estilo de comunidad de trabajadores remotos con varios tipos de alojamiento, desde lujosos a moderados, una variedad de servicios de apoyo, espacios sociales y de entretenimiento compartidos y espacios de trabajo conjunto.

La solicitud de visas extendidas puede hacerse en línea en www.windominica.gov.dm y tiene un costo de $100. Una vez aprobada, se ofrecen hasta tres meses para trasladarse a Dominica y hay que pagar una tarifa de $800 para individuos y $1,200 para familias.

En la isla se han mantenido muy bajas las tasas de infección de COVID-19 y recientemente recibió el Sello Safe Travels del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, lo que asegura que los protocolos de salud y seguridad del destino cumplen con los estándares aceptados a nivel mundial.

💬Ver comentarios