Un lugar clave en la historia de James Bond fue el Cascais Promenade, donde ocurrieron encuentros entre espías.
Un lugar clave en la historia de James Bond fue el Cascais Promenade, donde ocurrieron encuentros entre espías. (ELNUEVODIA.COM)

Refugio de reyes y espías europeos, que buscaban paz en medio de la guerra, y con más de 650 años de historia, la región de Cascais, considerada la joya de la Riviera Portuguesa, tiene los ingredientes de magia y misterio necesario para hacerla una de las más visitadas de Portugal.

Pero entre los palacios, mansiones y museos de esta encantadora villa, una exitosa historia cinematográfica está entre las principales razones para ir hasta allí: la de James Bond.

Faro de Santa Marta y el Museo Casa Santa María. (ELNUEVODIA.COM)

La saga, una de las más taquilleras de la historia del cine, que protagoniza uno de los espías más famosos en Hollywood y escrita por Ian Fleming, nació precisamente a dos kilómetros de allí, en Estoril. Se ha especulado mucho quién inspiró al autor, y si el espía era real o no. Pero se sabe que para crear al carismático Agente 007, el personaje que ha dado la vuelta al mundo y que nació en la mente de Fleming en 1941, el escritor inglés se inspiró en sus visitas a esta región. Como todo Portugal, era territorio neutral durante la Segunda Guerra Mundial y gracias a los antecedentes militares del escritor, su relación con espías y misiones secretas, Fleming pudo “tejer” la historia que empezó a escribir luego de su última visita al Hotel Palacio Estoril.

El hotel, construido en 1930, con una decoración clásica, grandes jardines y spa de lujo, a través de los años fue el lugar escogido para hospedarse no solo por Fleming, sino por espías británicos y alemanes, miembros de la realeza europea y personalidades famosas, como Charles Guggenheim y el escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito. Todavía hoy es visitado por aristócratas.

El English Bar, en el restaurante Cimas, fue otro de los lugares que frecuentó Fleming, y que se recuerda, al igual que el hotel, en “On Her Majesty’s Secret Service”, grabada en 1969, la sexta película del Agente 007. Actualmente es uno de los lugares más reconocidos de Portugal por su comida y las fantásticas vistas al mar que ofrece.

También allí está el Casino Estoril, que inspiró su primera novela protagonizada por el Agente 007 “Casino Royale”. Ese casino fue el más grande de Europa y fue el escenario usado también para la película de 1969.

Un lugar clave en la historia de James Bond fue el Cascais Promenade, donde ocurrieron encuentros entre espías, pero que ahora es un sitio relajado desde donde se ven las playas de Cascais, incluyendo la Playa Guincho, que fue escenario de la misma película y que es conocida por sus fuertes vientos.

Recibo del alojamiento de Ian Fleming, creador de James Bond, en el Palacio Hotel, en Cascais, Portugal.
Recibo del alojamiento de Ian Fleming, creador de James Bond, en el Palacio Hotel, en Cascais, Portugal. (ELNUEVODIA.COM)

Cascais, a una media hora en carro desde Lisboa, la capital portuguesa, tiene mucho más que su relación con espías y sigue siendo uno de los lugares que todavía hoy seduce a muchos aristócratas. Con un Centro Histórico muy atractivo, el Faro de Santa Marta, docenas de palacios y museos, como el Museo Casa Santa María, donde se alojaron famosos como los Duques de Windsor, ofrece un ambiente relajado al visitante. Eso, sumado a las hermosas vistas al mar, sin olvidar el pulpo, el plato típico del que los amantes de la gastronomía dicen que está entre los mejores de Portugal, son parte de las razones por las que vale la pena visitarlos.