Aguadilla es conocido por sus playas. Sobre estas líneas, Crash Boat, una de las más visitadas por los puertorriqueños.
Aguadilla es conocido por sus playas. Sobre estas líneas, Crash Boat, una de las más visitadas por los puertorriqueños. (XAVIER GARCIA)

Caminar por el casco urbano de Aguadilla permite admirar el estilo arquitectónico clásico donde se resguardan crónicas que han marcado la llamada “Villa del Ojo de Agua”.

Este municipio de la zona noroeste cuenta con baluartes como la Casa Alcaldía, la Parroquia San Carlos Borromeo y El Parterre, entre otros lugares que son frecuentados por su valor memorial incalculable.

La historiadora aguadillana doctora Haydee Reichard mantiene latente las narrativas del infortunado terremoto del 1918, que afectó lo que es hoy el ayuntamiento municipal. “El 11 de octubre de 1918, un fuerte temblor de tierra afectó gravemente la ciudad de Aguadilla. Entre los edificios que fueron pérdida total quedó la Casa Consistorial. Para esa época en la primera planta estaban los bomberos y el telégrafo. La segunda planta, la Alcaldía y el tercer piso seguía siendo escuela. Al caer parte del techo murieron muchos niños”, compartió.

La Casa Alcaldía, que este año alcanza su centenario, alberga tres pisos donde ubican las oficinas municipales y está localizada en la calle Ruiz Belvis en el centro urbano a pocos metros de otra joya arquitectónica, la Parroquia San Carlos Borromeo, que fue fundada en el 1780. La edificación, de estilo neoclásico, cuenta con un ábside cubierto con bóveda de arista que, según relatos, es única en la isla. Un enorme reloj se instaló en el extremo derecho de la estructura.

A unas cuantas calles caminando se divisa El Parterre, un parque -construido en el 1851- que enmarca el origen del nombre la Villa del Ojo de Agua. El espacio alberga un manantial natural y fue incluido en el Registro de Lugares Históricos de Estados Unidos, en el 1986.

“El Parterre se convirtió en lugar para proveer de agua a las embarcaciones que tocaban puerto en la Villa del Ojo. Cuando arribaban las flotas vecinas de los pueblos cercanos llegaban hasta nuestras playas a levantar rancherías para vender sus productos y formar un festejo que duraba varios días, en lo que los viajeros se hacían de comida fresca y tomaban agua para seguir la travesía”, comentó la cronista.

En El Parterre, los visitantes pueden obtener información de otras áreas de interés en el municipio, como el Parque Colón, un área que propicia el disfrute familiar, ya que cuenta con diversas atracciones para niños. Actualmente en el lugar se mantiene una vistosa casa de árbol.

Este escenario se complementa con la variedad de atracciones de la zona, principalmente con sus playas. Crash Boat es una de las más visitadas.

Un poco alejado de la zona urbana, ya en la carretera PR-2, se encuentra el parque acuático Las Cascadas, reinaugurado recientemente tras permanecer cerrado por los daños provocados tras el impacto del huracán María en el 2017. El espacio tiene capacidad para 3,500 personas.

Somos Aguadilla
Somos Aguadilla (El Nuevo Día)

Plan de Inclusión

De hecho, el municipio de Aguadilla comenzó un plan de inclusión para las personas con diversidad funcional en las instalaciones. Estas mejoras surgen como resultado de varias recomendaciones emitidas por la Oficina de Integración de Personas con Discapacidades (DI, por sus siglas en inglés) de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Los funcionarios municipales, conscientes de la necesidad de atemperar las instalaciones del parque a esta población, rehabilitaron sus espacios para brindar un mejor servicio a las personas con diversidad funcional y a sus acompañantes. Entre las mejoras ya completadas se ajustó la altura de varios lavamanos en los baños para que puedan ser utilizados por personas en sillas de ruedas.

“Nuestra visión es tener una ciudad con acceso para personas con diversidad funcional. Junto a FEMA, más allá de recibir las asignaciones presupuestarias para reabrir el parque, recibimos orientación para comenzar a fomentar el turismo accesible con la adquisición de una silla que permite a personas con diversidad funcional tener acceso a la piscina con olas. Continuaremos implementando políticas públicas en esa dirección”, dijo el alcalde Julio Roldán Concepción.

Además, el Parque Acuático Las Cascadas incorporó el servicio de ujieres educados con lenguaje de señas para atender a la población sorda y se designó a un empleado para atender visitantes que tengan alguna discapacidad.

Vistazo al parque acuático Las Cascadas, reinaugurado recientemente. El espacio tiene capacidad para 3,500 personas.
Vistazo al parque acuático Las Cascadas, reinaugurado recientemente. El espacio tiene capacidad para 3,500 personas. (Pablo Martinez)

Conoce más historias de nuestros pueblos en Somos Puerto Rico.

💬Ver comentarios