Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

En los paradores se han establecido un sistema de citas para que los huéspedes puedan visitar la piscina con distanciamiento físico. Enla foto, la piscina del Parador MaunaCaribe, en Maunabo. (Suministrada)

Después de más de tres meses de confinamiento para evitar una mayor propagación del virus que causa el COVID-19, parece natural que muchos quieran, por lo menos, hacer un poco de turismo interno, turistear, recrearse y despejar un poco la mente. Sobre todo, en momentos en que no se recomienda viajar al exterior en plan de turista.