Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Conoce los tesoros que los añasqueños resguardan con tesón

Añasco posee extraordinarios lugares que inmortalizan los eventos que preceden las crónicas más populares de este pueblo

10 de julio de 2022 - 3:40 AM

Nota de archivo
Esta historia fue publicada hace más de 2 años.
En el casco urbano, la plaza pública y la Parroquia San Antonio de Abad construida en 1703, al fondo. (El Nuevo Día / Isabel Ferré Sadurní)

El municipio de Añasco resguarda en sus territorios grandes tesoros históricos y turísticos que datan de su fundación en el año 1733, por don Luis de Añasco. Asimismo, posee extraordinarios lugares que inmortalizan los eventos que preceden las crónicas más populares de este pueblo.

Uno de estos espacios es la Plaza de Recreo José A. Pesante, el lugar idóneo para probar la gastronomía y apreciar la arquitectura que pretende atestiguar los eventos trascendentales que hacen de Añasco “El lugar donde murieron los dioses”. Esa frase, que le da vida al cognomento, queda representada en un extremo del espacio público donde, según el historiador Ariel Toro Vega, se escenifica el momento del ahogamiento del español Diego Salcedo a manos de indígenas.

La plaza pública es un baluarte histórico donde cada extremo cuenta las memorias de un pueblo combativo, patriótico y repleto de humanismo. De un lado descansan los restos de Mariana Bracetti, una revolucionaria conocida por el seudónimo “Brazo de Oro” en referencia a su gesta de coser la bandera de Puerto Rico durante la revuelta del Grito de Lares.

Bracetti, quien nació a una cuadra de este icónico centro, fue sepultada en el área donde le antecede un busto en su honor. Muy cercano a sus restos se puede apreciar el busto en honor a José Adolfo Pesante Bracetti, quien fue asesinado, mientras era alcalde de este pueblo.

En otros extremos de esta plaza de recreo, los visitantes pueden observar dos cañones originales correspondientes a la época española. “Pudieron haber sido tanto de buques españoles o franceses. Datan de algún momento dado cuando Ponce de León y Luis de Añasco llegaron en ese proceso de colonización”, dijo el historiador.

Justo al frente de este memorable escenario público, se ubica la Iglesia Católica San Antonio Abad, que data del 1703, y aunque ha tenido varias remodelaciones no ha perdido su esencia espiritual ni el fervor de los añasqueños. “Aún guarda la tradición de sonar las campanas a todas horas prácticamente desde las 6 de la mañana hasta más o menos las 9 o 10 de la noche” comentó Toro Vega.

La estatua que representa el momento cuando ahogaron a Diego Salcedo, por esto se le conoce al pueblo como “El lugar donde murieron los dioses”.
La estatua que representa el momento cuando ahogaron a Diego Salcedo, por esto se le conoce al pueblo como “El lugar donde murieron los dioses”. (El Nuevo Día / Isabel Ferré Sadurní)

Cerca del lugar, se aprecia una impecable estructura colonial conocida como la Casa Pagán Bianchi o Arillaga. La propiedad, construida para el 1915, fue adquirida por la familia Figueroa, que busca convertirla en un restaurante y cava de vinos.

Fuera de los límites del casco urbano, los visitantes pueden divisar en plena carretera PR-2 el legendario Puente de hierro o Puente Salcedo por donde aún se puede caminar para observar el leve cauce del río.

A minutos de ese espacio, se pueden contemplar las ruinas de la Central Igualdad, un ingenio azucarero que estuvo en función desde el 1909 hasta el 1974 y que es representativo de lo que fue la Hacienda Librada de Añasco.

En tanto, en el barrio María, sector El Salto, se resguarda una leyenda que ha atraído a curiosos hasta la orilla del Puente la Encantada. “Dicen que había una india llamada Humata que se enamoró de un español que no le correspondía. Se dice que durante el día ella se sentaba en una de las piedras a cepillarse el cabello y a cantar tratando de llamar la atención del español. Sin embargo, no lo logró”, dijo Toro Vega, tras argumentar que la gente cuenta que a las 12:00 de la medianoche se puede escuchar el melodioso canto y observar la silueta de la india en el lugar.

Ya entrando en espacios más atemperados a la actualidad, Añasco cuenta con el Balneario Tres Hermanos, lugar predilecto de cientos de puertorriqueños.

Logo Somos Añasco
Logo Somos Añasco (El Nuevo Día)

“Esta área ha tomado auge también luego de que Bad Bunny grabara el video ‘Mi Verano sin ti’ aquí”, dijo Carlos González, ayudante especial del alcalde, Kabir Solares.

Asimismo, en plena carretera 115, los transeúntes se detienen en los predios de la colorida edificación en cemento que constituye el Mirador de Añasco, una torre del alto de cinco pisos que cuenta con pequeños balcones en cada uno de estos, de manera que el visitante pueda subir y tomar fotos a la bahía o al océano desde el nivel que desee. Desde aquí se observa toda la bahía hasta Mayagüez. Esta área se ha convertido en una parada obligada para los turistas…”, comentó González.

Añasco también tiene la piscina de olas Castillo del Niño, ubicada en el barrio Añasco Arriba.

Y, en el corazón del barrio María, un pequeño tablado da acceso a las frescas aguas del río Hondo donde ubica la Cascada El Salto.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: