En lo alto de una montaña del pueblo de Aguas Buenas se esconde El Paraíso Agrícola, una hermosa finca agroturística de 15 cuerdas de terreno que invita a pasar un buen rato de paz y tranquilidad.

Allí, el verdor de las montañas es interrumpido por vibrantes y coloridas obras que son amablemente presentadas por sus anfitriones, Omar Rivera y Heidi Sepúlveda, una pareja de aguabonenses, quienes junto a sus cabritas Gasha y Bruno, abren las puertas de su finca para que los visitantes puedan, literalmente, explorar el paraíso.

“La tranquilidad es una de las primeras cosas que se llevan quienes nos visitan. Además de ese contacto con la naturaleza, para mí la estética es una de las cosas más importantes en la finca. Tenemos un total de siete áreas con sillas, así como áreas de columpios para fotos”, comentó el artista de 37 años.

Asimismo, Rivera elaboró una bandera de 60 pies de ancho y 100 de largo en una parte de la montaña que puede verse a la distancia desde la carretera 174. “Esa bandera está hecha de pedacitos de troncos de árboles, la mayoría son de los sobrantes que me dejó María. Está iluminada para que brille de noche. Muchas personas han venido porque ven la bandera. Siguen buscando información a ver de dónde es y quién la hizo porque de un día para otro apareció en la montaña. También hice un corazón de unos 35 pies que está sembrado en piñas. Se llama Cultivando Amor”, sostuvo.

Desde la carretera 174 se puede ver una bandera de Puerto Rico hecha de pedacitos de troncos de árboles.
Desde la carretera 174 se puede ver una bandera de Puerto Rico hecha de pedacitos de troncos de árboles. (Xavier García)

Cultivos de guayaba

Como parte de los ofrecimientos de la finca, se pueden disfrutar de los espacios naturales, ver los cultivos de guayaba que predominan en el espacio y deleitarse con la vista espectacular de zonas tan lejanas como el Castillo San Felipe del Morro, en San Juan. “La siembra principal del proyecto va a ser la guayaba pera, que es la que estoy trabajando. Mi norte son 3 mil palitos de guayaba en el terreno y espero de aquí a dos años tener ese proyecto encaminado. La guayaba es un mercado que está abandonado y lo tengo que agarrar. Yo no sabía nada de la guayaba. Tuve que irme por mi cuenta a aprender”, detalló el joven agricultor, quien antes de convertir su finca en agroturística, se dedicaba a cultivar plátanos, piñas y yuca.

“Tenemos diferentes tipos de ‘tours’. La entrada general es de $4 y haces el recorrido por cuenta propia. Vas a tener el ‘tour’ interpretativo, pero también los ‘tours’ de agricultura y, en un futuro, desarrollaremos el ‘tour nocturno”, destacó Sepúlveda.

Somos Aguas Buenas
Somos Aguas Buenas (El Nuevo Día)

El Paraíso Agrícola también cuenta con un pequeño museo llamado “La Casa de Antaño”, una estructura de madera y zinc que representa la típica casita de campo de los viejos tiempos. “Construí esta casita sin pensar en el impacto que iba a tener. Hice un ranchito para herramientas, pero me crié en una casa pequeña de madera y era lo que tenía en mi mente y lo plasmé aquí”, comentó el agricultor.

Cada espacio de esta finca es un logro, manifestó, quien destacó los retos que enfrentaron tras el paso de los huracanes María y Fiona.

“Uno no se puede sentar a llorar, después de María arranqué con el proyecto, a hacer las construcciones; y con Fiona, tuve que arreglar muchas cosas otra vez. Pero hay que seguir adelante, seguir trabajando por lo de uno”, dijo Rivera.

El Paraíso Agrícola abre al público de viernes a domingo, de 10:00 a. m. a 6:00 p. m. Para más información pueden acceder la página en Facebook El Paraíso Agrícola de Aguas Buenas o llamar al 787-410-0364.

💬Ver comentarios