El charco Salto Atalaya, en el Barrio Atalaya, de Aguada, es visitado por turistas locales y extranjeros. 

Xavier Garcia / Fotoperiodista
El charco Salto Atalaya, en el Barrio Atalaya, de Aguada, es visitado por turistas locales y extranjeros. Xavier Garcia / Fotoperiodista (XAVIER GARCIA)

Aguada. No cabe duda de que hay mucho que ver y conocer en la llamada “Ciudad del Descubrimiento”. Para los amantes del senderismo y la aventura, uno de los destinos imperdibles es el Salto Atalaya, el más grande de los siete que hay en este pueblo.

Se trata de una espectacular cascada a la que se accede tras una caminata moderada de unos siete minutos desde el punto en que se inicia el recorrido, en el barrio Atalaya, al que se llega desde el casco urbano por la carretera PR-411.

Las aguas cristalinas de Salto Atalaya, en Aguada, invitan a darse un chapuzón.


Xavier Garcia / Fotoperiodista
Las aguas cristalinas de Salto Atalaya, en Aguada, invitan a darse un chapuzón. Xavier Garcia / Fotoperiodista (XAVIER GARCIA)

Lo particular del Salto Atalaya es que sus refrescantes aguas se deslizan por una escalera de piedra, casi perfectamente esculpida, que se acumula en pequeñas charcas ideales para darse un chapuzón. Quienes quieran escalar un poco más -unos cuatro minutos adicionales- encontrarán otro tesoro, una piscina natural desde la que se aprecia una vista espectacular.

“Esto es algo que no lo puedes encontrar en otro lado. Esta naturaleza da paz…”, expresó impresionada la mayagüezana Tali Cruz Bermúdez, quien visitaba el lugar por primera vez.

Este salto también es conocido por los aguadeños como “Salto La Loca” o “Salto de Justina”, pues existen dos leyendas asociadas al lugar: unos aseguran que una mujer del pueblo saltó desde el principio de la pared de piedra, mientras que otros cuentan que una tal “doña Justina” estaba lavando ropa en el río y una corriente la arrastró. Nadie puede constatar que alguna de las historias sea real, pero una cruz en una de las charcas conmemora el “suceso”.

El trayecto de San Juan al barrio Atalaya le tomará poco más de dos horas, pero antes de planificar su viaje, es importante que verifique las condiciones del tiempo, para evitar accidentes debido a posibles golpes de agua. No olvide llevar ropa y zapatos cómodos, agua y una bolsa para recoger la basura antes de irse.

El verdor exuberante que rodea este paraje de Aguada transmite paz a quien lo visita.


En la foto: Salto Atalaya

Xavier Garcia / Fotoperiodista
El verdor exuberante que rodea este paraje de Aguada transmite paz a quien lo visita. En la foto: Salto Atalaya Xavier Garcia / Fotoperiodista (XAVIER GARCIA)

Un detalle

Atalaya es una torre hecha comúnmente en un lugar alto, para registrar desde ella el campo o el mar y dar aviso de lo que se descubre, según lo define la Real Academia de la Lengua. El barrio Atalaya de Aguada recibe su nombre, precisamente, porque por la altura de la zona los españoles construyeron torres para vigilar la entrada de barcos enemigos a la bahía.

💬Ver comentarios