LeBron James y los Lakers perdieron el jueves ante Milwaukee en un partido que era visto como un presagio de la final. (AP)

El buen arranque de temporada de los Lakers de Los Ángeles no solo los convenció de que pueden ganar muchos juegos en la actual temporada de la NBA. También le han cogido fobia a perder.

Por primera vez en la temporada, el equipo de LeBron James, Anthony Davis y compañía perdió dos partidos consecutivos al caer 105-102 el martes de esta semana ante los Pacers de Indiana, y 111-104 ante los Bucks de Milwaukee el jueves.

Un déficit de 21 puntos en un momento dado, fue demasiado cuesta arriba contra unos Bucks que ahora tienen el mejor récord en toda la NBA con 25-4.

“Somos resilientes. Vamos a encontrar formas de ganar”, dijo el delantero fuerte Davis tras el partido, según reseñó ESPN.

“Vamos a seguir luchando. Esa es nuestra mentalidad durante todo el año. Aunque perdimos dos seguidos, nuestra mentalidad sigue siendo no perder dos seguidos. No dejemos caer otra (derrota) después de perder uno, aprender del primero y hacer lo que podamos para asegurarnos de que el próximo juego salga con una victoria”.

La realidad es que a los Lakers les tomó mucho tiempo perder dos en línea, luego de amasar récord de 24-4 en casi dos meses de campaña. En el tiempo muerto los Lakers lograron unir, como deseaban desde la pasada temporada, a Davis y a James en su equipo, y desde el salto inicial la pareja se ha hecho sentir.

Traer caer en el primer juego de la temporada ante los Clippers de Los Angeles, los Lakers ganaron 17 de sus siguientes 18 desafíos. Luego de sus rachas de siete y 10 victorias entre reveses aislados, los Lakers ganaron siete más en ristra antes de sus derrotas ante Indiana y Milwaukee esta semana.

“Continuamos haciendo química, continuamos formando una camaradería”, expresó James, luego de encestar 21 puntos, recuperar 12 rebotes y realizar 11 asistencias para conseguir su séptimo triple-doble de la temporada en el revés ante Milwaukee. “Cada vez que alguien hace algo, prácticamente lo hacemos juntos en la carretera. Es cuestión de tener esa mentalidad de grupo, esa hermandad cuando vamos a los juegos en la carretera”.

Davis, quien jugó casi todo el partido (43 minutos) a pesar de tener una molestia en su tobillo derecho, terminó la noche con números que superaron su media personal en lo que va de torneo, al registrar contra los Bucks 36 puntos, 10 rebotes y cinco asistencias. Sus promedios en esos renglones son de 27.7 puntos, 9.4 rebotes y 3.3 asistencias.

James, por su parte, continuó haciendo historia el jueves al colocarse como el noveno mejor de por vida en la NBA en total de asistencias, pasándole durante el tercer periodo al miembro del Salón de la Fama Gary Payton, al conseguir su asistencia número 8,967. Cerró el partido con tres más y ahora tiene 8,970.

En cambio, fue la noche de Giannis Antetokounmpo con 34 puntos, 11 rebotes y siete asistencias, al tiempo que impuso una marca personal con cinco canastos de tres puntos.


💬Ver 0 comentarios