Joel Embiid, de los 76ers de Filadelfia, mira la lesión en el anular de su mano izquierda, durante el primer periodo del partido ante el Thunder de Oklahoma City. (AP / Matt Slocum)

Filadelfia — El anular de la mano izquierda de Joel Embiid parecía un sorbeto doblado. Quedó en perpendicular respecto del meñique, como si el astro de Filadelfia tuviera ambos dedos cruzados.

"Estuve a punto de vomitar cuando vi eso", dijo Ben Simmons, su compañero en los 76ers.

Simmons recuperó la compostura, lo mismo que el resto de los jugadores de Filadelfia. Resultó que Embiid sólo requirió de una visita rápida al vestuario, donde se le aplicó un vendaje.

Y pese a la luxación, el camerunés anotó 17 puntos y capturó 15 rebotes, para que los 76ers vencieran el lunes 120-113 al Thunder de Oklahoma City.

"Me alegra que él haya vuelto", dijo el australiano Simmons. "Lo necesitábamos. Es una gran parte de este equipo".

Los 76ers cortaron una racha de cuatro derrotas consecutivas. Todas habían llegado durante una gira que los relegó en las posiciones dentro de la Conferencia del Este y que generó dudas sobre cuán lejos puede llegar Filadelfia en los playoffs.

Durante los playoffs suelen llegar tan lejos como puede llevarlos un Embiid saludable. El pívot camerunés se dislocó el dedo en el primer periodo.

"Sentí un chasquido en mi dedo, y pensé que se había fracturado", relató. "Me tomaron algunas radiografías y me dijeron que no era nada".

Volvió para comenzar el segundo cuarto. Quizá la dolencia explica por qué no mostró su fuerza habitual frente a los tableros, donde perdió algunos rebotes frente a Steven Adams.

"No podía saltar con las dos manos arriba", reconoció. "Hubo un par de veces en las que pude haber tomado el balón con las dos manos, pero no me fue posible. Simplemente seguí ajustando el vendaje".

Embiid reconoció la posibilidad de que no juegue el jueves ante Boston.

El Thunder, que había perdido cinco duelos en fila, se acercó a dos cuando restaban tres minutos, antes de que los Sixers anotaran nueve seguidos para definir el encuentro.

Los dedos de Embiid lucieron bien en un servicio para que Tobias Harris lograra una clavada. El propio Harris acertó un triple que colocó el encuentro 115-106.

Adams contabilizó 24 puntos y 15 rebotes, mientras que Chris Paul anotó 18 unidades.

Fox y Hield anotan 21 cada uno en el triunfo de los Kings

Sacramento, California — De'Aaron Fox sumó 21 puntos y siete asistencias, Buddy Hield anotó otros 21 y los Kings de Sacramento se impusieron el lunes 111-98 a los Warriors de Golden State.

Trevor Ariza añadió 18 puntos, su cuenta más alta esta temporada, y seis rebotes para los Kings, mientras que Harrison Barnes terminó con 18. Sacramento llegó a abrir una ventaja de 31 puntos en su segunda victoria en 11 juegos, lo que permitió al entrenador, Luke Walton, dar un descanso a la mayoría de sus titulares en el último cuarto.

Glenn Robinson III sumó 16 puntos y cinco rebotes para Golden State. Omari Spellman aportó 13 puntos y seis rebotes. Los Warriors,que jugaban sin Draymond Green ni D'Angelo Russell, han perdido cinco seguidos tras encadenar cuatro victorias, su mejor racha de la temporada.

El técnico de los Warriors, Steve Kerr, fue expulsado al final del segundo cuarto tras faltas técnicas consecutivas.

Los Spurs sorprenden a los Bucks

San Antonio, Texas — Desde hace algunas temporadas, San Antonio se ha caracterizado por su tino en los disparos de media distancia. Ahora, los Spurs comienzan a entender por qué su entrenador Gregg Popovich les ha rogado que intenten más triples.

DeMar DeRozan totalizó 25 puntos y los Spurs acertaron 19 triples, su mayor estadística de la campaña, para vapulear el lunes 126-104 a los Bucks de Milwaukee, quienes vieron cortada una seguidilla de cinco victorias.

"Fue algo grande, que refuerza nuestra confianza", indicó DeRozan. "Ahora sabemos que podemos competir con los mejores equipos de esta liga".

Patty Mills añadió 21 unidades, al acertar seis de 10 triples por San Antonio (15-20). LaMarcus Aldridge y Rudy Gay sumaron 18 puntos por cabeza.

Los Spurs embocaron 19 de 35 triples y acertaron el 51% de sus disparos en general. Le propinaron a Milwaukee su derrota por mayor margen en lo que va de la temporada.

Giannis Antetokounmpo contabilizó 24 puntos, 12 rebotes y ocho asistencias por Milwaukee, en tanto que Donte DiVincenzo consiguió 16 unidades.

Cuatro partidos después de atinar 18 triples ante Detroit para imponer su mejor marca de la campaña, los Spurs la superaron gracias a Gay, quien encestó el 19no frente a los Bucks.

Aldridge ha sido protagonista de esta buena racha, al encestar 16 de 23 disparos de tres puntos en sus últimos cinco compromisos.

"LaMarcus se nos ha unido en la línea de tres puntos y ha mostrado la capacidad de encestarlos. Eso hace maravillas en términos de generar espacios", consideró Mills.

Aldridge ha lucido tanto en los triples que los Bucks prácticamente prefirieron descuidar a DeRozan.

"Tenemos todo el respeto por él", dijo el entrenador de Milwaukee, Mike Budenholzer, en referencia a DeRozan. "No quiero decir que nos resignamos a que DeRozan anotara tiros de dos puntos, pero en cierto modo sí. Aun así pienso que fue con los triples como nos ganaron".

Los Bucks, cuya última derrota se remontaba al partido navideño en Filadelfia, siguen ostentando la mejor foja de la NBA, con 32-6.

El sábado, habían derrotado a San Antonio por 127-118 en Milwaukee, pero no pudieron repetir la dosis en Texas.


💬Ver 0 comentarios