En la pasada temporada, Gary Browne militó con el club Darussafaka en Turquía. (Suministrada)

Próxima parada: Italia.

Luego de correr por los tabloncillos de Israel y Turquía en los últimos tres años, el armador puertorriqueño Gary Browne debutará en la Liga de Italia A-1 con el club Dolomiti Energia Trento en la próxima temporada 2020-21.

Browne pactó el martes con el club italiano, y así las cosas estará de regreso en la acción de la EuroCopa. Hace varios días, el club Darussafaka de Turquía no ejerció la opción en el segundo año de contrato al no querer que el boricua estuviera activo en las ventanas de FIBA para el AmeriCup con el Equipo Nacional en medio de la temporada, según dijo el canastero.

Browne se estrenó en la EuroCopa en el pasado torneo y quería regresar a dicha competencia si no aparecía una oportunidad para ascender a la Euroliga. Y el Trento le dio esa oportunidad y él la aprovechó.

“Mi decisión se tomó en base a que pudiera tener un rol primordial con un equipo en la EuroCopa para explotar mi talento a ese nivel”, dijo Browne a El Nuevo Día.

“Jugué dos veces contra ellos (Trenton) en la pasada temporada y jugué bien. Cuando ellos supieron que no iba a regresar a Darussafaka, y me llamaron de inmediato. Hubo otras ofertas de Francia, Turquía y España (Fuenlabrada), pero me decisión estaba basada en quería jugar internacionalmente y dos veces a la semana. Hubo un buen entendimiento con el coach del equipo y creo que encajo bien en el sistema del equipo”, abundó.

En su debut en la EuroCopa, Browne promedió 11.0 puntos, 2.9 rebotes y 3.6 asistencias por juego. El conjunto no avanzó a los cuartos de final antes de la pausa forzada por la emergencia del coronavirus en Europa. Mientras, la liga de Turquía canceló su temporada.

Originalmente, Browne pactó un contrato de una temporada con una opción a una segunda con el club turco. Cualquiera de las dos partes podía dar por terminada la relación para el segundo año, dijo Browne.

En esta ocasión, Browne dijo que la gerencia del club decidió no ejercer la opción por una situación acontecida en febrero pasado, cuando él se reportó a la Selección Nacional para participar en los dos partidos de la ventana para el AmeriCup ante Estados Unidos.

A pesar de que los clubes no pueden negar la participación de un jugador en la ventana –como parte de un acuerdo con FIBA- Browne contó que el conjunto no quería que él viajara a la isla en aquella ocasión. Browne añadió que su decisión de representar a su país le molestó a la gerencia del Darussafaka y, por tal razón, optó por dar terminada la relación en pasados días.

“Ellos no querían que me fuera a representar a mi país. Yo les dije que me apasionaba representar a mi país y que era algo que estaba estipulado por FIBA, y que me podían suspender si no me reportaba”, relató el armador. “Cuando regresé, ellos lo tomaron personal y me afectó. Había firmado para dos años, y ellos decidieron que no querían a jugador de un equipo nacional que tuviera que irse todos los años a jugar por su país. Me dijeron que querían explorar otras alternativas en mi posición y no ejercieron la opción”.

Browne aseguró que tomó la decisión del club con tranquilidad. “Son cosas que no puedo controlar. Si Dios quería que no estuviera allí, pues no voy a estar”.

Trento, en tanto, estuvo activo en la EuroCopa en la pasada temporada y empató en la séptima posición (11-10) con otros dos equipos en la liga italiana antes de la cancelación del torneo en la fase regular.

Browne, quien continúa entrenando en la isla, dijo que espera por una notificación oficial para conocer cuándo debe reportarse a su nuevo conjunto, al tiempo que no luce preocupado con su regreso a Europa en medio de la pandemia causada por el coronavirus.

“Me siento bien y tengo fe en Dios que todo va a estar bien”.