Peter John Ramos lideró a Guayama con 28 puntos y 11 rebotes. (Foto/Gerardo Bello)
Peter John Ramos lleva dos años residiendo en Florida.

El exbaloncelista Peter John Ramos rechazó que haya intentado ahogar en una piscina a su madre, Maribel Fuentes, quien hizo las acusaciones esta noche en una entrevista publicada en un programa televisivo.

Ramos, de 36 años, actualmente reside en Florida, donde se dedica de lleno a la lucha libre. Ramos llegó a jugar en la NBA, compitió por 17 temporadas en el Baloncesto Superior Nacional y otras ligas del extranjero como China y Filipinas, y fue integrante de la Selección Nacional.

“Esos son embustes. Yo vivo en Florida hace dos años y me mudé para hacer realidad mi sueño de la lucha libre”, declaró Ramos, quien llamó a El Nuevo Día para ofrecer su versión de los hechos.

En entrevista con el programa “La Comay” que se transmite por Teleonce, Fuentes acusó a Ramos de sacarla de la casa donde reside con sus hijos en Caguas. Según Fuentes, Ramos le obsequió ese hogar cuando firmó como profesional en el baloncesto. Ramos jugó en la NBA con los Wizards de Washington entre el 2004 y el 2006. En su entrevista, la mujer narró un episodio en el que, alegadamente, Ramos intentó ahogarla en Arecibo, en una fecha que no especificó.

“Peter me trató de ahogar en una piscina, allá en Arecibo cuando estaba de baloncesto, me trató de ahogar cuando yo trataba de salir de la piscina que estaba una novia de él que se llamaba Keishla y ella también estaba en la piscina, mi hija. Como yo quería salir de la piscina, ellas se reían y se burlaban de mí y yo no podía salir de la piscina. Cuando logré salir de la piscina, lo oía por la ventana del baño como se reía de mí”, dijo Fuentes.

Ramos, por su parte, confirmó que está vendiendo la casa, la cual asegura es de su propiedad y no de su madre.

“La casa donde ella vivía era mi casa. También vivían mis hermanos, que tienen sobre 30 años para arriba, ya son adultos. Ya es suficiente de yo estar manteniendo a un chorro de adultos que no quieren progresar”, insistió Ramos. “A ella no la botaron para la calle. Le dieron 30 días, y el gobierno le ofreció un apartamento”.

“Yo la quiero mucho, pero está enferma de la mente”, alegó el excanastero, quien dijo que no considera tomar acciones legales.

“No voy a hacer eso. El único que se va a encargar de ella es Dios allá arriba”, culminó Ramos, que sostuvo que continuará en Florida para trabajar en su carrera como luchador.

💬Ver comentarios