José Juan Barea se confunde en un abrazo con el armador de los Atléticos Tjader Fernández en los segundos finales de la victoria de San Germán sobre Santurce.
José Juan Barea se confunde en un abrazo con el armador de los Atléticos Tjader Fernández en los segundos finales de la victoria de San Germán sobre Santurce. (Jorge A Ramirez Portela)

San Germán.- La carrera como atleta profesional de José Juan Barea terminó de la forma que muchos jamás imaginaron: en el banco.

Debido a una lesión en la pierna izquierda, el veterano armador de los Cangrejeros de Santurce no pudo estar sobre el tabloncillo en el sexto partido de la serie de cuartos de final del Baloncesto Superior Nacional (BSN) ante los Atléticos de San Gernán y desde el banco sufrió la eliminación de su equipo al caer por marcador de 100-84.

Por segundo año al hilo, Barea y Santurce quedaron eliminados en los cuartos de final.

Ante casa llena en el Coliseo Arquelio Torres Ramírez, la carrera de Barea fue apenas reconocida por la fanaticada de los locales, que insultó al mayagüezano hasta el último segundo.

Para el propio Barea, de 38 años, también fue el capítulo menos soñado, pero con el cual -aseguró- está en paz para comenzar su próxima etapa en la vida, luego de entregarse cuerpo y alma al deporte que adora, y con el cual alcanzó múltiples logros en la NBA y en el Equipo Nacional, que enorgullecieron a Puerto Rico por casi dos décadas.

Así las cosas, el último partido de Barea sobre el tabloncillo fue el pasado domingo en el quinto partido de la serie. Terminó con nueve puntos, tres asistencias y tres rebotes en 27 minutos de juego.

Además de la dolencia en el muslo izquierdo, Barea también arrastraba con una molestia en el tobillo izquierdo. Una victoria el martes quizá hubiera extendido su carrera hasta el jueves, pero los Cangrejeros no pudieron darse la oportunidad.

Pese al malestar y tristeza en el camerino de los Cangrejeros, el jugador de NBA por 14 años con los Mavericks de Dallas y los Timberwolves de Minnesota se expresó tranquilo con colgar las zapatillas, retiro que anticipó antes del inicio de la temporada.

“Estoy listo. El año pasado me trabajó la cabeza y no estaba listo. Este año sí y estoy tranquilo por acabar”, dijo Barea a El Nuevo Día.

Barea regresó al BSN en 2021 con los Cangrejeros, franquicia que también hizo su retorno al torneo de las manos de Noah Asadd y Jonathan Miranda, productores de la disquera Rimas, y con la imagen del artista de reconocimiento mundial Bad Bunny en función de coapoderado.

Con Barea en la plantilla, las expectativas eran altas para que el equipo aspirara al campeonato pero el año pasado, al igual que el martes, los crustáceos quedaron eliminados en cuartos de final. Este año agregaron a los hermanos Gilberto y Gian Clavell, Guillermo Díaz, Ramón Clemente y Ángel Matías.

“Yo lo di todo. Ellos lo saben. Tenemos buena relación. Saben lo que he hecho para jugar este año. Tuve buenas experiencias y me las disfruté. Tener la oportunidad de terminar en Puerto Rico, de jugar en todas las canchas, y gozarlo con mis amigos, para que no me cuenten. Ya sé lo que hay y nada… tranquilo”, expresó.

Barea fue reconocido por los Indios de Mayagüez, quinteto en el cual debutó como profesional cuando era un adolescente en 2021, a finales de junio. En el último partido de la temporada regular de los Cangrejeros en el Clemente, también fue homenajeado. Barea también puso fin este año a su etapa con la Selección Nacional, programa donde también cosechó éxitos a nivel internacional.

Ahora que se avecina un largo descanso para compartir con su familia, Barea anticipó continuar con los Cangrejeros en otro rol. Aunque tiene planes de ser dirigente en el futuro, no anticipó que el deseo se cumpla en 2023. Santurce fue dirigido en esta temporada por Iván Ríos.

“Voy a tomarme un break del baloncesto porque mentalmente estoy muerto. Pero sí, quiero estar involucrado en esto. Tenemos buena relación. Esta franquicia es muy importante para el BSN en Puerto Rico. No creo que vaya a dirigir el año que viene pero en un futuro. Necesito un break para que, cuando me llegue el día, poder hacerlo bien, con calma y relajado. Darme el tiempo de que se acabó la etapa como jugador y entrar a otra faceta, que cambia todo el proceso”, indicó.

Barea fue despedido con abucheos de los fanáticos sargenmeños una vez concluido el partido en “La Cuna”. No obstante, recibió el respeto de sus rivales y el dirigente de los Atléticos Eddie Casiano a su salida hacia el camerino.

“Es un glorioso. Se merece todo el respeto. Una pena que se retiró sin poder jugar en “La Cuna”. Sé que mucha gente puede decir que hay una confrontación entre él y yo pero competitivamente no lo hay. Sí pasó lo de la Selección que indirectamente pidió mi salida pero eso pasa. Yo cambio la página de eso. Es un glorioso jugador que nos representó dignamente tanto en la NBA como en la Selección y se merece el respeto de todo Puerto Rico”, declaró Casiano.

La próxima etapa de Barea comienza esta semana con el inicio de su campamento de baloncesto.

💬Ver comentarios