Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

John Holland se apresta a donquear el balón en el choque contra Uruguay.
John Holland se apresta a donquear el balón en el choque contra Uruguay. (Juan Luis Martínez Pérez)

Puerto Rico finalmente puede comprar, con seguridad, los boletos para China.

El base Gary Browne anotó 16 puntos y la Selección Nacional se recuperó de una desventaja de 10 puntos en el segundo parcial para vencer el lunes por 65-61 a Uruguay y clasificar al Mundial de Baloncesto en un abarrotado y ruidoso coliseo Roberto Clemente en la sexta y última ventana de FIBA. 

Con la victoria, la Selección Nacional aseguró el tercer lugar del Grupo E con marca de 8-4, récord que estampa el ponche a China para el torneo que inicia a finales de agosto. 

Uruguay, por su parte, falló en pasar al Mundial por no poder aspirar al cuarto mejor lugar entre el Grupo E y el Grupo F, puesto que se ganó República Dominicana. Así las cosas, los sudamericanos regresarán a su país cabizbajos por no lograr el objetivo de regresar al torneo mundialista por primera vez desde 1986. 

El escolta Gian Clavell salió de la banca y encestó 13 puntos en el último parcial para disminuir el drama en la instalación de la capital en el partido de vida o muerte. Un canasto de tres puntos del canastero de la ACB en España con 55 segundos por jugarse le puso candado al importante triunfo. El alero John Holland apoyó con 12 tantos en el encuentro. 

Finalizado el partido, los integrantes de Puerto Rico se unieron al centro de la cancha para brincar y festejar la larga travesía de las ventanas FIBA que comenzó a finales de 2017. Browne se lanzó al tabloncillo para resbalar en el confeti que llovió, esta vez, en el momento correcto. Todo el equipo corrió el tabloncillo, a vuelta redonda, agitando la monoestrella.

Ambos equipos se abrazaron como gesto de respeto. 

El centro Esteban Batista lideró a Uruguay con 19 puntos y nueve rebotes en el revés del quinteto dirigido por el experimentado argentino Rubén Magnano. 

En el primer cuarto, el aro de Puerto Rico se selló a partir del canasto de Browne en el minuto 5:26 después de comenzar la acción con una ofensiva certera. 

Durante la sequía de los boricuas, Uruguay aprovechó. Batista y el armador Luciano Parodi se combinaron para 15 puntos y así dominar el parcial 19-9. Puerto Rico confrontó problemas en defender al pivot uruguayo, que con su corpulencia se impuso debajo del aro. 

Los sudamericanos lucían confiados y enfocados en lograr el pasa al Mundial para el país por primera vez en 33 años. 

En el inicio del segundo cuarto y con una fanaticada silenciada, el veterano armador Carlos Rivera entró al partido y pudo lograr cinco tiros libres consecutivos -uno por una técnica contra Bruno Fitipaldo-, con faltas atraídas en penetraciones pudo acercar a los locales en el marcador 19-14.

Revive las incidencias del partido entre Puerto Rico y Uruguay:

Rivera continuó siendo factor para la remontada. El base de 36 años asistió a Devon Collier para cesta y luego acertó un triple para igualar el partido 19-19, acción que despertó a los presentes para disparar los decibeles en el Clemente. 

Puerto Rico pudo cerrar la primera mitad al frente 32-26 con seis puntos de John Holland, más las penetraciones acrobáticas de Browne que deleitaron a los presentes. 

Batista mantuvo a los charrúas en el partido, encestando el balón sin dificultades en la pintura y repartiendo el balón cuando se veía doblegado. En el bando local, Brown cargó a Puerto Rico, que entró a los último 10 minutos del encuentro arriba 46-41.