Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Para los boricuas, en especial los atletas, el acto de levantarse la camiseta con el nombre de Puerto Rico en el pecho se ha convertido en una marca que brilla en competencias internacionales, pero a otros causó malestar hace 10 años cuando Carlos Arroyo explotó en júbilo en las Olimpiadas de Atenas 2004.

💬Ver comentarios