George Springer y el jardinero Michael Brantley fueron las máximas figuras que jugaron de inicio por los Astros. (AP / Jeff Roberson)

Port St. Lucie, FloridaGeorge Springer sólo pudo quedarse parado y escuchar.

El primer bate de los Astros de Houston no tuvo otra opción. Llegó demasiado pronto a la caja de bateo, y tuvo que soportar los estridentes abucheos antes del inicio de un juego de pretemporada ante los Mets de Nueva York.

El lanzador de los Mets Noah Syndergaard volteó para observar el reloj en el marcador electrónico. Era la 1:09 de la tarde, así que esperó a que pasara el minuto para que el reloj marcara la 1:10 p.m., hora oficial de inicio del juego, dejando a Springer sin otra alternativa que quedar expuesto a los reproches de los fanáticos durante largos segundos.

"¡Tramposo! ¡Tramposo! ¡Tramposo!", le gritó a Springer un seguidor de los Mets sentado cerca de primera base.

Dos días después de que José Altuve, Alex Bregman, Carlos Correa y Yulieski Gurriel recibieron burlas en un juego en el parque de Detroit en Lakeland, ahora les tocó a los Mets recibir a Houston en el renovado Clover Park.

Convertidos en los villanos dentro del mundo del béisbol por el escándalo de robo de señales que estalló antes de la pretemporada, los Astros presentaron ante los Mets una alineación sin todas sus estrellas que están entrenando en West Palm Beach. Springer y el jardinero Michael Brantley fueron las máximas figuras que jugaron de inicio por los Astros.

Jim Masotti, originario de Connecticut y quien vive en Port St. Lucie durante siete meses del año, llegó con una camiseta negra de los Yankees de Nueva York y lamentó el escándalo. Pero no llegó al extremo de decir que los Astros debían ser despojados del título de la Serie Mundial.

"Como fanático de los Yankees, esto es increíblemente desalentador", dijo Masotti, quien siguió la carrera de Springer en el colegial con UConn. "Creo que es una farsa para la integridad el béisbol. Lo que sucedió no se olvidará en un tiempo, desafortunadamente".

Nativo de New Britain, Connecticut y el Jugador Más Valioso de la escandalosa Serie Mundial del 2017, Springer recibió la mayor cantidad de abucheos.

"Por el único que sentí pena - soy egresado de UConn - fue por Springer. Lo vi jugar en la universidad, me siento mal por él", dijo Massoti.

Los Astros tuvieron algunos seguidores.

Portando una camiseta oscura de los Astros con el número 1 de Correa en la espalda, Jeff Edwards viajó desde Cypress, Texas, para ver a su equipo en los entrenamientos de primavera.

"Quería venir y darles mi apoyo", dijo Edwards, quien viajó por primera vez a los entrenamientos de primavera. "Hay burlas, pero siempre las hay. Sabíamos que sucedería".

Al final, los Astros vencieron 4-2 a los Mets.


💬Ver 0 comentarios