(semisquare-x3)
Carlos Beltrán, en la foto luciendo el uniforme de los Yankees en 2016, ahora funge como asesor especial del gerente general de la franquicia de Nueva York. (AP)

Si algo dejó claro para el exjardinero boricua Carlos Beltrán la repentina lluvia de megacontratos obtenidos por Mike Trout, Bryce Harper, Nolan Arenado y Manny Machado,  es que el mercado de las Grandes Ligas se encuentra en un momento “duro”.

Suena contradictorio, pero el manatieño tiene un planteamiento.  “¿Por qué está duro? Lo que está pasando en el béisbol es que el pelotero superestrella va a tener su contrato. El pelotero que ganaba sus $5, $6, $7, $8 millones (por año)... ya esos peloteros como que no están. Como quien dice, la clase media de los peloteros en las Grandes Ligas ya no está”, dijo Beltrán a El Nuevo Día. 

“Ahora está la superestrella y el pelotero que se gana un millón y medio millón que es el mínimo”, agregó el asistente especial del gerente general de los Yankees.

Beltrán, quien jugó 20 temporadas en las Mayores y acumuló sobre $221 millones durante su exitosa carrera, puso como ejemplo al cinco veces Todo-Estrella Adam Jones, quien fue uno de los rostros de los Orioles de Baltimore por los últimos 10 años y ahora tuvo que firmar por un año y $3 millones con Arizona.  “Jamás en la vida pensé que ese chamaco iba a terminar así”, indicó Beltrán.

Esta semana, Trout, de 27 años, llegó a un acuerdo con los Angelinos para permanecer en la franquicia de Los Ángeles por 12 años y $426 millones, cifra récord en la historia de los deportes en Estados Unidos. Semanas antes, Harper, de 26 años, venía de establecer una marca con un contrato de 13 años y $330 millones con los Filis de Filadelfia.

El primero en firmar un mega pacto en esta lenta temporada muerta fue el dominicano Manny Machado, de 26 años, quien estampó su firma en un trato de $300 millones por 10 años con los Padres de San Diego. Arenado, por su lado, optó por una extensión de  $280 millones y ocho años con Colorado.  “Los Trout, los Harper, los Machado, el mercado para ellos iba a esta ahí. ¿Por qué se tardo tanto? La cantidad de dinero, los años, lo que conlleva firmar un contrato así, todas las cláusulas... Si te fijas, no hay tanto pelotero en la clase media. Ya son peloteros como Martín Maldonado, un buen receptor que es y firmó con los Reales ($2.5 millones) porque se lesionó Salvador Pérez. Mira (Craig) Kimbrel, uno de los mejores cerradores y quién sabe dónde termine o por cuántos años”, analizó.

  Keuchel sin contrato

“Una vez comienza spring training, no hace falta nadie. Todo está funcionando, todo está corriendo. Si hay una lesión, los peloteros que están afuera son los que están reemplazando. Está duro el mercado. A pesar de que uno ve las noticias de Trout y Harper, son un puñado de jugadores que firmaron bien. Después de ahí…  ¡Dallas Keuchel! (ganador del Cy Young en 2015) Es increíble. No me atrevo ni textearlo. Solo le pude escribir que le deseaba lo mejor. Se debe estar volviendo loco”, añadió sobre su excompañero de equipo en Houston, quien aún anda sin un acuerdo para este año.

Beltrán, de 41 años, no es ajeno a contratos multianuales. En el 2005 firmó con los Mets de Nueva York por siete años y $119 millones, el acuerdo más grande para la franquicia en aquel momento. En el 2011, acordó con los Cardenales de San Luis por dos años y $26 millones. Dos años después, se fue a los Yankees por tres años y $48 millones. Para su último año en la liga, regresó a los Astros por un año y $16 millones en el 2017, temporada donde obtuvo su primer y único anillo de Serie Mundial.

“Cuando fui agente libre, ya en Navidad había firmado mi contrato. Nunca tuve esa experiencia (de esperar). Debe ser bien frustrante. Para esa clase media pasan muchas cosas… la analítica, la manera de evaluar el pelotero es completamente diferente a como era antes. Antes podía decirle a un equipo que yo firmé aquí por siete años para jugar en el jardín central. Sabía que iba estar en esa posición y tercero en la alineación todos los días. Sabía que eso era lo que era. Ahora no. La organización, como todo es documentado, ellos miran ‘este chamaco perdió el paso, tenemos otro que corre mejor, vamos a moverlo al derecho’. Te mueven y no te dicen nada. También, tienen una métrica de contratos grandes que se dieron antes que no dieron dividendos, ya saben el margen del jugador, de lo que va a rendir de aquí a aquí, y lo que pueden pagar. Si pasa de 32 años, no se puede invertir mucho. Quizás un contrato a corto plazo. Antes con 30 años podías firmar por 30 años”, analizó.


💬Ver 0 comentarios