Carlos Correa definió a Carlos Beltrán como "el mejor compañero que he tenido". (AP / Archivo)

El puertorriqueño Carlos Correa, campocorto de los Astros de Houston, salió este jueves en defensa de su compatriota y exjugador Carlos Beltrán, por los señalamientos que se han hecho relacionados al robo de señales de parte del equipo en 2017, y en el que el nombre del otrora pelotero fue implicado como uno de los autores del sistema para trampear el juego.

Correa, a preguntas de la prensa en los campos de entrenamiento en Florida, aseguró que es falso lo que aparece en el reporte acerca de Beltrán como una persona que intimidó a los jugadores más jóvenes de los Astros en 2017.

“Con lo que tuve problemas cuando leí ese reporte, es (la versión de) que le teníamos miedo o nos sentíamos intimidados. ¡No nos sentíamos intimidados! Él (Beltrán) era el tipo más chévere y es el mejor compañero que he tenido”, respondió Correa poco después de la conferencia de prensa que ofrecieron este jueves en la mañana el propietario de la franquicia, Jim Crane, y el nuevo dirigente Dusty Baker, contratado luego del despido en enero de A.H. Hinch.

“Beltrán era un líder del camerino. Pero todos tenemos que decir, que en todo lo que se hizo ahí, y como dije ya, lo que él (Beltrán) haya dicho, lo que hayamos hecho... Todo el mundo tuvo oportunidad de detenerlo, como equipo. ¡Todo el mundo! Todo el mundo tenía oportunidad de decir algo. Y no lo hicimos”, admitió.

Las declaraciones de Correa parecieron al menos más directas en lo que se refiere a asumir la culpa, cuando se compara a lo que sucedió en la conferencia de prensa dirigida por el dueño, quien aunque dijo que todos en el equipo se sienten dolidos y admitió que se violaron las reglas del béisbol, no quiso admitir que el robo del señales por vías tecnológicas tuviera un impacto directo sobre los resultados de los juegos.

“Lo que sea que cualquier anónimo haya dicho de que nos sentíamos intimidados o que éramos muy jóvenes para decir algo, es pura mierda”, enfatizó por su lado Correa, una de las principales figuras jóvenes de los Astros. “Beltrán no intimidaba a nadie”.

“Es el tipo más chévere. Sé que los puertorriqueños están diciendo que siempre trataremos de protegerlo. Pero Beltrán es un caballero increíble. Es todo un caballero. Y nadie, ni siquiera ustedes (en la prensa), se iba a sentir intimidado por su presencia, por su liderato, o cualquiera cosa que tuviera que decir. Beltrán nos enseñaba cómo jugar duro el béisbol. Fue inspirador; cuando estábamos en una mala racha estuvo ahí para nosotros. Así que no veo a una persona que es un mentor y que está ahí para ti cuando estás en un mal momento, como una persona intimidante”.

Correa también fue cuestionado en el camerino del complejo de entrenamiento de los Astros en Florida, sobre las alegaciones de que algunos jugadores utilizaron artefactos electrónicos debajo de su uniforme de juego durante la mencionada campaña.

“No, no. Eso es una mentira. Nadie utilizó aparatos en la ropa. Si miento aquí pierdo credibilidad. Eso no es algo que quisiera. Quiero decirles la verdad siempre. Eso es totalmente falso. Nadie llevó nada en la ropa. En 2018 nada, en 2019 nada. En 2017 nadie llevaba nada encima tampoco”, aseguró.

El dirigente y el dueño opinan sobre Beltrán

A preguntas de la prensa minutos antes, en la conferencia, tanto Crane, el dueño de la franquicia, como el nuevo dirigente Dusty Baker, tuvieron palabras de elogios para Beltrán como persona, pero también lamentaron que se involucrara en el esquema de robo de señales como salió revelado en el informe de Grandes Ligas, que también implicó al boricua Alex Cora, para entonces coach de banco de los Astros y mano derecha del despedido dirigente A.J. Hinch.

“Es duro escuchar cosas sobre Carlos. Lo conocí fuera del terreno, como un hombre fino, y cristiano a la vez. No sé si sea verdad o no (los señalamientos). Pero todos estamos expuestos a hacer las cosas mal en algún momento. Me siento mal por Carlos y por los Astros, y por el béisbol. Esperamos que el béisbol deje esto atrás y podamos jugar. Y darnos cuentas que todos cometemos errores. Esperamos que la gente nos perdone”, dijo Baker hablando en términos colectivos.

Vale aclarar que Baker no tuvo nada que ver con el equipo en 2017, el año en que se le acusa a la organización de incurrir en el esquema de robo de señales. Baker acaba de ser contratado en enero, luego de que Crane despidiera al anterior piloto, Hinch, y al gerente general Jeff Luhnow, quienes inicialmente fueron suspendidos por un año como castigo del comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred. A ambos se les acusó de no hacer nada para evitar los hechos, mientras a Cora y a Beltrán se les apuntó como los principales responsables del esquema.

No obstante, en los últimos días y semanas la prensa de Estados Unidos ha publicados extensos reportajes citando correos electrónicos intercambiados por miembros de la gerencia del equipo, y que muestra que la cultura del juego no limpio comenzó incluso antes de la llegada de Cora y de Beltrán a la organización en 2017.

“Fue un gran jugador, tuvo una gran carrera. Lo siento por él”, dijo Crane en alusión a Beltrán. “Él hizo una declaración sobre todo esto. Pero los reportes son los reportes. Yo no hice la investigación, pero a él lo señalaron. Otra vez digo, Carlos tuvo una gran carrera, lo siento por él, y espero que aprenda algo de esto”.


💬Ver 0 comentarios