El presidente Donald Trump, a la izquierda, sostiene una camiseta del equipo que le fue presentada por el jardinero J.D. Martínez. (AP/Pablo Martinez Monsivais) (semisquare-x3)
El presidente Donald Trump, a la izquierda, sostiene una camiseta del equipo que le fue presentada por el jardinero J.D. Martínez. (AP/Pablo Martinez Monsivais)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibió este jueves en la tarde a los campeones del béisbol de Grandes Ligas, los Red Sox de Boston, en una ceremonia en la que alabó la gesta de esa novena, pero sin mencionar la figura de su dirigente, el puertorriqueño Alex Cora.

Trump llegó a los jardines de la Casa Blanca acompañado del lanzador Chris Sale y del jardinero J.D. Martínez,. Allí  los esperaban otros jugadores y miembros del equipo y funcionarios de su gobierno.

"Es un placer darles la bienvenida a la Casa Blanca a los campeones del 2018 de la Serie Mundial de Grandes Ligas, los Medias Rojas de Boston. Un grupo muy especial de personas", apuntó lo que desencadenó una vigorosa ronda de aplausos.

En su alocución, el mandatario estadounidense enumeró las gestas que realizaron los Red Sox durante la pasada temporada en la que se coronaron campeones tras vencer a los Dodgers de Los Ángeles por 4-1.

"Durante la temporada 2018, los Red Sox fueron- realmente- imparables", puntualizó.

De la misma forma, informó que los jugadores habían visitado a un grupo de veteranos y soldados que estaban internados en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, gesto que les agradeció de manera enfática.

"Quiero agradecerle a  toda la organización de los Medias por su apoyo  para esos ciudadanos americanos, militares, que han sufrido heridas de guerra para mantener nuestra nación segura, fuerte y libre", acotó Trump.

El presidente, que leyó gran parte de su mensaje, nunca mencionó el nombre del dirigente Cora, quien anunció el domingo que no iría a la Casa Blanca junto al equipo campeón debido a que no se sentía cómodo con esa visita cuando todavía había puertorriqueños que no se habían repuesto de los estragos causados por los huracanes Irma y María y por su descontento con la ayuda del gobierno federal.

Esta decisión provocó un cúmulo de críticas y alabanzas contra el exjugador cagüeño. Por el lado de los detractores, se ha mencionado una posible división entre los jugadores latinos y negros y los de origen estadounidense y que Cora desperdició una oportunidad para hablar con el presidente del caso de Puerto Rico. Otros han respaldado la decisión del boricua, pues concuerdan con Cora en el sentido de que la administración Trump no ha hecho lo suficiente para ayudar al país.        

Por su parte, el presidente utilizó su cuenta en la red social de Twitter para defenderse y reiterar que Puerto Rico ha recibido $91,000 millones en dinero de ayuda para lidiar con los estragos causados por los huracanes.

De hecho, el primer ejecutivo estadounidense reiteró esa alegación este jueves, poco antes de recibir a los Medias Rojas, y apuntó que los demócratas “sacrifican” a varios estados al reclamar más ayuda para la isla.

La argumentación de Trump ha quedado desmentida por un análisis realizado por El Nuevo Día, que reveló hasta abril, Puerto Rico ha recibido cerca de $45,000 millones para atender los daños causados por el huracán María.

Cora no fue el único en dejar saber que no estaría presente. Jugadores como David Price, Mookie Betts, Jackie Bradley Jr., Rafael Devers, Héctor Velázquez y el receptor puertorriqueño Christian Vázquez también anunciaron que no asistirían al evento. Tampoco acudió el coach boricua Ramón Vázquez.

Al final de la ceremonia, J.D. Martínez le entregó una camiseta del equipo al presidente, que lucía el número 18 y el apellido Trump. Mientras, el presidente indicó que llevaría a los jugadores a conocer el cuarto de Abraham Lincoln.


💬Ver 0 comentarios