El nuevo miembro del Salón de la Fama del Béisbol compartirá mañana con el pueblo en su barrio en Dorado

El puertorriqueño Edgar Martínez, nuevo miembro del Salón de la Fama del béisbol de Grandes Ligas, arribó la tarde de hoy a Puerto Rico en su primera visita a la isla desde que el pasado 21 de enero fue seleccionado para su exaltación en el verano al recinto de Cooperstown.

Tras pisar suelo boricua recordó que la razón por la que comenzó a practicar este deporte fue el inmortal Roberto Clemente.

Martínez, otrora bateador designado de los Marineros de Seattle, con quienes jugó 18 temporadas, dijo que luego de ver a Clemente en un partido en las Mayores a través de la televisión, se motivó a practicar el béisbol y desde ese momento nunca se apartó de la disciplina que lo convertiría a él también en un inmortal 46 años después de que Clemente fuera exaltado póstumamente.

Martínez ofreció una conferencia de prensa en el Salón de los Gobernadores del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, durante la cual conversó brevemente como preámbulo a lo que será su recibimiento oficial mañana viernes en su Barrio Maguayo de Dorado, donde habrá una fiesta de pueblo en honor al exjugador.

“Para mí es un honor y un orgullo estar de nuevo en Puerto Rico y ser elegido para entrar al Salón de la Fama con esos grandes peloteros puertorriqueños como Roberto Alomar, Iván Rodríguez, Orlando Cepeda y Roberto Clemente.  Es inmenso el orgullo que siento porque empecé a jugar béisbol cuando vi a Clemente por primera vez”, relató Martínez, de 56 años. “En esto no me acuerdo si era que estaba viendo el juego o fue que pasaron en las noticias unos ‘highlights’ de cuando bateó un doble o un jonrón. La tía mía empezó a brincar en la sala y desde ese momento a mí me interesó el juego del béisbol”.

Martínez tendría unos 11 años cuando comenzó a practicarlo de manera organizada.

“Inmediatamente empecé a seguir el juego, a practicarlo y jugarlo. Y nunca dejé de jugarlo. Nuevamente para mí es un orgullo y un placer, especialmente en estos años en que para Puerto Rico no ha habido mucho que celebrar. Para mí es una satisfacción que podamos celebrar en este momento”.

Precisamente, mañana viernes después de las 6:00 p.m. se llevará a cabo una actividad en el parque de béisbol Neftalí Báez Canino en Maguayo. La actividad está organizada por el municipio de Dorado y su alcalde, Carlos López, quien estuvo presente en el recibimiento de Edgar en el aeropuerto y anunció que la carretera #693 que transcurre entre la PR-2 y el centro del pueblo, será rebautizada comoAvenida Edgar Martínez Salgado.

Esto último gracias a un proyecto que fue aprobado en la Cámara de Representantes y que espera por la aprobación en el Senado y la posterior firma del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, quien también estuvo en el recibimiento a Martínez, y de hecho, coincidieron en el vuelo de regreso a la isla.

Martínez será exaltado el próximo 21 de julio en Cooperstown junto a Mariano Rivera, Roy Halladay (fallecido), Mike Mussina, Lee Smith y Harold Baines, apenas dos años luego de la exaltación de Iván Rodríguez, para convertirse en el quinto boricua en el prestigioso recinto de Nueva York.

El temible bateador designado concluyó su ilustre carrera con promedio de bateo vitalicio de .312, con 309 cuadrangulares, y 514 dobletes.

“Estuve reflexionando en el avión  lo primero que me vino a la mente fueron esos años jugando en Maguayo, esos años juagndo en la Tomás Palmarés, en las Pequeñas Ligas, en la Sandy Coufax y la Mickey Mantle... esos años jugando en las ligas de Puerto Rico fue lo que me vino a la mente”, agregó Martínez, quien también mencionó la pelota Doble A y asintió riendo con el expresidente de la Federación de Béisbol Aficionado de Puerto Rico, Osvaldo Gil, quien le recordó el detalle.

Gil, de hecho, aprovechó para recordar que, de los cinco miembros boricuas del Salón de la Fama, solo Clemente y Martínez jugaron en la Doble A.

Cabe mencionar también, que luego de convertirse en un jugador de Grandes Ligas, y siendo ya una estrella, Martínez participó en la pelota profesional boricua, en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, tiempo durante el cual formó parte del recordado ‘dream team’ que arrasó en la Serie del Caribe de 1995 al ganarla de manera invicta en el Estadio Hiram Bithorn, en representación de los Senadores de San Juan y de Puerto Rico.

“Haberme criado en Dorado y en Maguayo influyó mucho y fue la razón por la cual tuve la carrera que tuve. En el barrio Maguayo el béisbol era el primer deporte. Había muchas amistades mías que les gustaba y lo jugaban. Tengo aquí a dos primos míos jugábamos juntos”, destacó Edgar.

“El béisbol era el número uno. Al yo criarme en ese círculo con un barrio que también es muy humilde y trabajador, tuve buenas influencias alrededor mío. Y me ayudó mucho. En parte, eso es lo que espero mañana demostrarle al barrio (en la fiesta de recibimiento), recordarle y darle las gracias por esa influencia”.

Edgar también reconoció que de la misma época en que incursionó en el béisbol de las Mayores en la década de 1980, también hubo otras grandes estrellas que Puerto Rico produjo como fue el caso de Alomar, Rodríguez y otros.

“Esos años del béisbol en Puerto Rico creó muchos buenos peloteros y hay otra cepa que viene también, que se ve muy bien para que en el futuro Puerto Rico pueda tener más peloteros en el Salón de la Fama. Veo a Yadier muy bien, a Carlos Beltrán...”, señaló Martínez, quien cree además que jóvenes activos actualmente en Grandes Ligas como Carlos Correa y Francisco Lindor comenzaron con buen paso sus respectivas carreras.


💬Ver 0 comentarios