El taponero panameño Manny Corpas es felicitado luego de sacar el último out en la victoria sobre los Cangrejeros. (AP / Arnulfo Franco) (horizontal-x3)
El taponero panameño Manny Corpas es felicitado luego de sacar el último out en la victoria sobre los Cangrejeros. (AP / Arnulfo Franco)

Ciudad de Panamá - Los rostros de desilusión eran evidentes en los jugadores de los Cangrejeros de Puerto Rico a su salida del Estadio Nacional Rod Carew después de un desplome descomunal frente a los inspirados Toros de Herrera

Detrás de ellos iba el dirigente Carmelo Martínez, quien lamentó el revés sin perder la esperanza de que matemáticamente Puerto Rico pueda aspirar a la final de la Serie del Caribe

Qué te puedo decir, nos anotaron cuatro carreras con cinco de ventaja con dos outs en la octava. Yo pienso que usamos a los lanzadores que eran para las situaciones que eran, pero lanzaron alto en la zona y no pudieron terminar los bateadores. Todos los hits fueron con dos strikes”, dijo Martínez después de la derrota 8-7 frente al anfitrión. 

Puerto Rico tenía ventaja de 6-1 entrando a la octava entrada, pero los relevistas Fernando Cruz y Luis Leroy Cruz sucumbieron ante el resurgir de los panameños, oportunistas en el bateo para lograr la remontada impensable. 

Los bicampeones defensores ahora ostentan foja de 0-2 en el Grupo B. Panamá mejoró a 2-0 y lidera la llave, seguido por la República Dominicana que juega para récord de 1-1. El equipo que termine en el tope de la tabla avanza al partido de campeonato. 

“Tenemos que venir a hacer el trabajo contra Dominicana (el jueves). Matemáticamente no estamos fuera. Si le ganamos a Dominicana y a Panamá hay oportunidad pero hay que anotar las carreras suficientes por si sucede algo así”, agregó Martínez. 

Por segundo partido seguido, los boricuas permitieron más de 10 hits contra el rival de turno. Panamá terminó el encuentro con 14 imparables. 

“El pitcheo fue bueno, pero jamás pensé que (Fernando) Cruz, que tuvo una temporada excelente (en la liga invernal) no pudo terminar los bateadores. Los pusimos para apagar el fuego y se montó rápido en los bateadores, pero no los pudo acabar”, indicó Martínez. 

Al piloto boricua no le sorprende que Panamá, en su primera Serie del Caribe desde 1960, esté jugando un béisbol inspirado. 

“Dije desde un principio que no hay enemigo pequeño. Ellos hicieron el trabajo. Tienen la fanaticada detrás de ellos. No es excusa porque teníamos la ventaja suficiente para ganar el juego. Los muchachos están con la cabeza abajo, pero nuestro trabajo es levantarles el ánimo. Ya no podemos hacer nada. Es jugar mañana (hoy)”, recalcó Martínez. 

En el bandode Panamá, José León, coach puertorriqueño de los Toros, jamás pensó que los locales tendrían una arrancada de tal manera en el torneo caribeño. 

“Nadie lo había pensado, ni los muchachos, que estaríamos 2-0. Tienen tremenda actitud, están jugando con el corazón y no se quitaron en ningún momento. Creo que está ha sido la clave, la entrega del equipo de Panamá”, dijo León.


💬Ver 0 comentarios