(semisquare-x3)
El boricua Enrique “Kike” Hernández está defendiendo la intermedia con los Dodgers desde el primer día. (AP/Aaron Gash)

Chicago - La temporada 2019 ha marcado un hito importante para el puertorriqueño Enrique “Kike” Hernández.

Por primera vez desde que debutó en el 2014, Hernández llega al estadio sabiendo que es el segunda base titular de los Dodgers de Los Ángeles.

Es un cambio drástico, considerando que en el 2018 defendió todas las posiciones -salvo la receptoría- en al menos una ocasión, incluyendo hasta una aparición en el montículo.

“Es un poquito más cómodo”, reconoció Hernández en entrevista con El Nuevo Día previo a un juego de los Dodgers en Chicago.

Hernández suma 25 juegos en la segunda base, y solo otro tres repartidos entre los jardines y el campocorto. Roberts le dio la segunda base tras un impresionante entrenamiento primaveral. A sus 27 años, finalmente, ha recibido la oportunidad que tanto anhelaba luego de varios años aprovechando cada chance recibido en el cuadro interior y en los jardines.

“En el béisbol, los jugadores se desarrollan todos los años, especialmente cuando uno es un jugador joven, 23, 24 y 25 años. Yo llegué a las Grandes Ligas a los 22 años, y ese proceso se estancó un chin, pues no estaba jugando mucho y las oportunidades no estaban ahí como uno quisiera. Pero encontré la manera de seguir mejorando, aunque no estuviera jugando, ya sea en el BP (práctica de bateo) y en la caja de bateo. El año pasado tuve el mejor año de mi carrera, pero yo entiendo que todavía se puede hacer mejor. Esa es la meta para este año, seguir mejorando”, contó Hernández, quien sacudió 21 jonrones con 52 remolcadas en 402 turnos en 2018.

Sin embargo, Hernández no está del todo satisfecho. A pesar de tener la titularidad, no ha tenido continuidad en la alineación, pues Roberts ha optado por darle algunos días de descanso y darle taller a Chris Taylor en algunos juegos específicos en la segunda base. Por ejemplo, en la serie contra Milwaukee, del 18 al 21 de abril, Hernández no fue titular en dos de ellos, aunque en ambos desafíos apareció como emergente. Sin embargo, sí inició los tres juegos en Wrigley Field esta semana.

“Estoy jugando segunda base nada más, pero me están dando muchos días libres. Yo quisiera llegar a un punto donde esté todos los días, y el día libre sea cuando el cuerpo no pueda más, en vez de lo que está pasando ahora. Pero nada, obviamente, mientras siga jugando más y más, estaré más contento y podré producir más, que es lo más importante”.

Se enfría con el bate

El boricua comenzó la temporada caliente con el madero, y tras las dos primeras semanas de acción, registraba un promedio de .320. Pero desde el 15 al 26 de abril se fue de 34-3, y vio el promedio bajar hasta .238. Además, suma cinco jonrones y 15 empujadas, sin incluir la acción de ayer.

“El equipo arrancó bastante bien, yo arranqué bastante bien, y en las últimas semanas he estado un poco frío. Pero nada, es parte de la temporada. Muchas altas y bajas. Estoy supercontento por cómo estamos jugando hasta ahora”, dijo Hernández, cuyos Dodgers jugaban para 17-11 y ocupaban el primer lugar en el Oeste.

De hecho, los Dodgers buscan ir a la Serie Mundial por tercer año consecutivo, y Hernández espera que la tercera sea la vencida luego de perder en el 2017 y 2018 ante los Astros de Houston y Red Sox de Boston, respectivamente.

“La Central (de la Nacional) tiene tremendos equipos, al igual que el Este. En los últimos par de años era el Oeste que estaba pesada con nosotros, Colorado, y Arizona, pero ellos (Arizona) decidieron irse en el rebuilding”, repasó. “Va a ser bien emocionante. Si Dios quiere podremos llegar hasta la final y defender la corona de la Nacional y dar ese último paso, que es ganar la Serie Mundial”.

La invernal en su paso

Y en la temporada que finalmente logra la titularidad en la segunda base de los Dodgers, para Hernández es importante reconocer el rol que jugó su participación en el béisbol invernal puertorriqueño. Ante la falta de taller continuo con los Dodgers, era importante buscar la manera de mantenerse en el diamante, compitiendo, y el béisbol inver Jugó con Carolina por última vez en la temporada 2016-2017.

“Para mí (el béisbol invernal) es bien importante, especialmente cuando uno es joven. Uno está jugando desde el primer día para ganar, y así es que uno mejora”, dijo.


💬Ver 0 comentarios