Noel Cuevas, de los Atenienses de Manatí, durante un turno ofensivo en el partido contra los Cangrejeros de Santurce. (David Villafañe)

Los Atenienses de Manatí se marcharon el jueves el estadio Hiram Bithorn con la frente el alto tras ser barridos por los Cangrejeros de Santurce en la Semifinal A de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC).

El orgullo es mayor después de superar los pronósticos como una franquicia de expansión, de presupuesto limitado, y con carencias en el estadio Pedro Román Meléndez por falta de alumbrado y lonas para proteger el terreno de las lluvias.

“Cuando todo empezó, mucha gente en la liga y fanáticos pensaron que mi equipo no iba a llegar a la postemporada, que no iba a ganar ni ocho juegos”, dijo el dirigente Héctor “Boliche” Ortiz tras la derrota 2-0 en el cuarto choque ante Santurce.

“Pero, sabía desde el día uno que mi equipo era especial, que tenían gran corazón. Se creo una hermandad este camerino que fue increíble a pesar de las bajas que tuvimos de peloteros que no pudimos reemplazar. Mi equipo nunca se quitó, tuvo agallas y dio tuvo lo que tenía que dar. Jugaron lesionados, enfermos, con muchos inconvenientes. Esto fue una familia. Llegamos hasta la semifinal y es un logro para un equipo de expansión. Nos vamos con la cabeza arriba”, agregó.

Manatí tuvo que esperar hasta la última fecha de temporada asegurar para conocer su avance a la postemporada como cuartos en la tabla de posiciones. Acumularon marca de 13-18 para dejar a los Criollos de Caguas eliminados en el último encasillado.

El logro de los Atenienses vino después de perder a la mayoría de los importados y con la ayuda de los bates de Noel Cuevas, Yadiel Rivera, Irving Falú, Juan Centeno y José Sermo, candidato a los premios de Jugador Más Valioso y Novato del Año.

Además, celebró menos partidos como local debido a cancelaciones por lluvia y caídas las noches en el parque antes de culminar los encuentros diurnos que se extendieron hasta la oscuridad.

Para la semifinal, Manatí solo pudo celebrar un partido como local, el segundo a partir del mediodía, para evitar que se extendiera la serie por cancelaciones. Ortiz descartó que la novena se viera afectada por jugar fuera de su casa.

“Nosotros sabíamos a las cosas que nos enfrentaríamos y donde nos estábamos metiendo. Fuera lo que fuera, íbamos a salir a jugar y dar el máximo”, indicó.

Superadas las adversidades, Ortiz, coach de los Rangers de Texas en las Grandes Ligas, declaró estar dispuesto a regresar la temporada entrante como piloto de Manatí.

“Mis esperanzas son volver y seguir dirigiendo. La franquicia regresa y, te digo ahora mismo, a mi gente la voy a tener aquí. Serán los mismos peloteros y esperamos tener una ayuda que sea suficiente para seguir más allá de las semifinales. Esperemos en Dios que la alcaldía pueda hacer los ajustes necesario para jugar en nuestro parque”, sostuvo.


💬Ver 0 comentarios