Manatí jugará el cuarto partido como local en el Bithorn y el sexto, de ser necesario. (Archivo)

Los Atenienses de Manatí aceptaron sin quejas la decisión de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC) de solo jugar un partido de la semifinal en el estadio Pedro Román Meléndez.

La novena manatieña recibirá el sábado a los Cangrejeros de Santurce a las 12:45 p.m. para el segundo juego de la serie. El cuarto y sexto juego, de ser necesario, se celebrarán en el estadio Hiram Bithorn con los Atenienses como locales.

“Fue una decisión —no obligada— que fue hablada con Javier Hernández (dueño)y el equipo”, expresó ayer el gerente Frankie Thon, a El Nuevo Día.

“Entiendo que a uno le gusta jugar en el parque local de uno, pero hay que ser realistas, las condiciones eran bastante difíciles. La hora, el potencial de que llueva y se tenga que suspender. Comoquiera que sea, entiendo que van a ir más fanáticos de Santurce yendo a los juegos, nosotros como local, que ellos yendo a Manatí por el horario. Creo que económicamente le conviene al equipo”, dijo Thon.

Los Atenienses retornaron esta temporada a la liga sin tener iluminación en su estadio para sus encuentros nocturnos y sin lonas para proteger el terreno de la lluvia, situación que provocó la reasignación de varios de los desafíos durante la fase regular. A pesar de las dificultades, terminaron cuartos para atrapar el último boleto a la postemporada.

Thon aseguró que los integrantes del equipo no están preocupados por disputar el pase a la final lejos de casa.

“Fue una decisión acertada. No es que estemos molestos. Sabíamos que iba a ser difícil desde un principio, pero no es lo mismo llamar al diablo que verlo venir”.

En resumidas cuentas, Thon calificó la campaña en el Román Meléndez como un dolor de cabeza. “El horario era bien cuesta arriba para los peloteros. Definitivamente fue difícil, pero, de igual forma, demuestra lo batallador y guerrillero que es el equipo de Manatí con todas las vicisitudes. Logramos el pase a la semifinal y esto es un logro para nosotros”, resaltó Thon al indicar que para el juego inicial unas 1,000 personas asistieron al parque.

La asistencia disminuyó considerablemente a lo largo de la temporada, cuando apenas se presentaban 100 personas por compromiso. “Era bien penoso y el equipo se fajó jugando fuerte. No se dio por vencido”, afirmó.

Thon añadió que hay que esperar a la conclusión del torneo y analizar el balance económico de la organización para hablar de las mejoras que hacen falta en el parque. Sí hay una promesa, según Thon, del alcalde José Sánchez González para reparar las luces lo más pronto posible.

“Eso es lo más importante. Todo va a ir de la mano una vez se arreglen las luces y podamos jugar de noche. Todo eso va a traer más seguridad para los peloteros y más auspiciadores”.


💬Ver 0 comentarios