En Panamá residen cerca de 65,000 venezolanos. (semisquare-x3)
En Panamá residen cerca de 65,000 venezolanos. (AP)

Ciudad de Panamá - Que la Serie del Caribe de 2019 se tras- ladara de manera repentina de Barquisimeto a Ciudad de Panamá resultó ser una buena noticia para la enorme comunidad venezolana que reside en este país centroamericano. 

Durante un sondeo informal ayer en el Estadio Nacional Rod Carew en un partido entre los Cardenales de Lara y los Leñadores de Las Tunas de Cuba, los fanáticos venezolanos entrevistados se mostraron alegres ante la oportunidad de ver jugar a la representación de su país en esta edición del clásico caribeño en suelo panameño, a la vez que aceptaron la decisión de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe de retirarle los derechos a la sede de Barquisimeto por la creciente crisis política que atraviesa su país. 

La gente está supercontenta. Trae un nivel de béisbol que no se ve acá y la comunidad venezolana tiene la oportunidad de conectar un poco con el equipo. Las condiciones en Venezuela no estaban como para jugarse una Serie del Caribe ni para garantizar todo el nivel de logística y de seguridad para los jugadores y turistas, desde mi punto de vista”, dijo Edgar Melendez, de 31 años y oriundo de Valencia, a El Nuevo Día

Acá hay mucha gente, sacan la bandera, cantamos el himno... fue muy bonito. Lo disfrutamos mucho. Es como estar en casa”, describió su esposa, Anais Gámez. 

En Panamá residen cerca de 65,000 venezolanos, según datos recopilados por Prensa Asociada de las autoridades migratorias.

En el partido inaugural entre los Cardenales y los Charros de Jalisco, de México, la policía local estimó que alrededor de 5,000 venezolanos presenciaron el juego. 

El segundo choque entre la Vino Tinto y el Tri el viernes pasado tuvo una asistencia de 12,000 personas, según se reportó. 

“A mí me cayó muy bien porque soy de los Cardenales de Lara, soy de Barquisimeto. Si el torneo se jugaba allá no iba a poder verlo. Con este cambio, me resultó beneficioso para mí, pero lástima que haya sido por la situación del país. La mudanza fue conveniente por la seguridad de los peloteros, de sus familias que viajan con ellos”, expresó Manuel Giménez, ingeniero eléctrico de 37 años y quien llevó a su hija de seis años, Marcela, a ver el partido. 

Además del júbilo que han demostrado los venezolanos en las gradas, también han soltado cánticos de protesta y pancartas en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Para Andrea Mavares, psicóloga de 39 años nacida en Maracaibo, el ambiente en el parque entre sus compatriotas ha estado “chévere y agradable”. “Hay demasiados. Te sientes como en casa. Nosotros los venezolanos —que salimos de allá y vivimos acá— no pensábamos que tendríamos esta oportunidad de ver la Serie del Caribe, y de poder traer a mi hijo, que es panameño. Nosotros ya llevamos cinco años aquí. No hemos podido ir a Venezuela cuando hay temporada de juego, entonces es una alegría. Cantar el himno de Venezuela aquí en Panamá ha sido una experiencia bien linda”, contó Mavares.

Sorpresa para los jugadores

Mientras, los integrantes de los Cardenales se mostraron sorprendidos por el apoyo que han recibido de sus compatriotas desde las gradas. “Todos sabemos la situación de nuestro país y estuvimos de acuerdo con que no se jugara allá. Aquí, nos sentimos como en casa porque hemos visto muchos venezolanos apoyándonos. De hecho, de todos los equipos, somos mayoría (con fanáticos). Esperábamos ver gente, pero nos sorprendió la cantidad, más de lo que pensamos. Queremos darles el triunfo a ellos”, dijo Néstor Molina, lanzador de los Cardenales.

Los Cardenales, sin embargo, fallaron el sábado en adelantar al partido de campeonato al perder 3-0 ante los Leñadores de Las Tunas, de Cuba, quienes poncharon el boleto al juego final.


💬Ver 0 comentarios