Jack López finalizó con el promedio más alto de Puerto Rico en la etapa preliminar con .320 con tres impulsadas. (JUAN LUIS MARTINEZ)

El bateo oportuno brilló por su ausencia en la etapa preliminar para Puerto Rico en la Serie del Caribe.

Es por ello que al evaluar las razones por las cuales Puerto Rico no tuvo un mejor desempeño en la primera fase, que culminó el miércoles, dicho aspecto jugó un papel negativo para la plantilla local que finalizó cuarto con marca de 2-3.

A pesar de que Puerto Rico finalizó segundo en bateo colectivo con .268, los bates boricuas estuvieron apáticos a la hora de producir con gente en bases.

Los Cangrejeros de Santurce dejaron un total de 50 corredores en bases en los cinco juegos de la etapa regular para un horrible promedio de diez en las almohadillas por juego.

Otra estadística que refleja la apatía de los bateadores en responder en situaciones importantes es el promedio de .156 con corredores en posición anotadora.

Apenas produjeron en ocho ocasiones en 51 turnos al bate.

Por otro lado, Jack López fue el mejor bateador de Puerto Rico con promedio de .320 (8-25) y tres remolcadas seguido por Henry Ramos con .316 (6-19) y también tres impulsadas. Reymond Fuentes terminó con .313 (5-16) y cerró el departamento ofensivo Emmanuel Rivera con .294 (5-17).

El líder de bateo de la etapa preliminar fue el mexicano Joey Menéses con .474.

En relación al pitcheo, Puerto Rico concluyó con efectividad colectiva de 2.68 (quinta en torneo).

La Serie del Caribe finaliza el viernes con el juego final.


💬Ver 0 comentarios