El nuevo lanzador de los Yankees, Gerrit Cole y su esposa Amy, posan junto al agente de peloteros Scott Boras durante la presentación del jugador el miércoles en el Yankee Stadium. (AP/Mark Lennihan)

En la era actual del béisbol de Grandes Ligas la informática se ha tornado en una de las herramientas principales para ganar títulos de Serie Mundial. Pero Scott Boras, reconocido como el mayor agente de peloteros del mundo, ha traducido la data para ganar mucho, mucho dinero para sus clientes y el beneficio propio.

El exjugador, quien firmó como profesional pero nunca pasó del nivel Doble A en ligas menores, ha vuelto a estremecer el mercado con los megacontratos de cuatro estrellas del béisbol que entre todos suman $878 millones, lo que significará una comisión total para Boras de $43.9 millones al cabo de nueve años, cuando expire el más largo de esos cuatro acuerdos.

El magnate fundador de la corporación que lleva su nombre, podría concluir el tiempo muerto previo a la temporada 2020 con sobre $1,200 millones en contratos para los jugadores que representa, toda vez que todavía tiene pendiente por conseguir acuerdos a varios clientes agentes libres. Esto quiere decir que su comisión a largo plazo, tan solo con los contratos de este periodo muerto, rondará los $50 millones, según proyectan reportes de prensa.

Boras, un abogado de 67 años de edad, comenzó a lo “pequeño” la temporada muerta consiguiendo para el tercera base Mike Moustakas un contrato por $64 millones y cuatro temporadas con los Reds de Cincinnati, el 5 de diciembre.

Entonces el ruido grande lo comenzó a hacer al abrir las reuniones invernales de Grandes Ligas con un contrato récord para un lanzador, con los $245,000,000 por siete campañas que los Nationals de Washington le extendieron al as Stephen Strasburg para retenerlo en su roster campeón de la Serie Mundial.

Pero ese récord no duró mucho, pues un día después, el 10 de diciembre, los Yankees de Nueva York hicieron historia al otorgar no solo el contrato más rico a un lanzador, sino el de mayor promedio anual, con el pacto alcanzado con el derecho Gerrit Cole, a quien firmaron por $324,000,000 y nueve campañas.

Su promedio de salario anual será de $36 millones, el mayor de la historia de las Mayores para cualquier pelotero.

“Scott es una persona que no se rinde. Es una persona que ha tenido éxito ayudando a los peloteros a conseguir los contratos más grandes en la historia del béisbol. Los más grandes ahora mismo los tiene él. No sé cómo se le escapó Mike Trout”, dijo el expelotero boricua Carlos Baerga, quien jugó en las Mayores de 1990 a 2005, y siempre tuvo como agente a Boras.

“Es un estudioso del juego. Primero, fue pelotero. Ahí como que no dio pie con bola en el béisbol, y terminó sus estudios en leyes. Y ahí comenzó su compañía”, rememoró Baerga, otrora segunda base más recordado por sus años con los Indians de Cleveland, con quienes pactó una extensión contractual por tres temporadas y $8 millones en 1992.

Historia opuesta

Poco después, en la primavera de 1994 el boricua firmó otra extensión contractual, esta vez por$21 millones y cuatro campañas, en ambas ocasiones adelantándose al periodo de agencia libre en contra de las recomendaciones de su afamado agente.

Una historia opuesta a lo que se ha visto a gran escala en los últimos dos años. Las recientes reuniones invernales concluyeron con Boras pescando otro megacontrato de $245 millones para el antesalista Anthony Rendón, quien pactó por siete años con los Angels de Los Ángeles el 13 de diciembre tras ganar también la Serie Mundial con Washington en octubre.

“Él es un hombre que te va a hacer esperar. Él cree en ti, en tus números y la verdad que sí porque el año siguiente, yo tuve números fuera de liga”, agregó Baerga recordando su temporada con los Indians de 1993, cuando bateó .321 con 21 cuadrangulares y 114 carreras remolcadas.

“Él te trae la data, te trae comparaciones de peloteros de ahora, de peloteros del pasado, y mira al futuro tuyo, que es lo que lo hace a él grande. Compara el rendimiento tuyo con otros peloteros, y cómo te ve dentro de dos o tres años”, explicó Baerga, quien dijo que todo eso lo sustenta con data específica cuando sale a negociar con los equipos.

Incluso, uno de los agentes competidores de Boras en el pasado, Jeff Moorad, reconoció cuál ha sido el elemento que ha destacado al reputado agente.

Su distintivo al negociar

“Scott siempre estuvo más enfocado en resultados específicos proyectados. Scott a menudo predecía cuál podía ser el resultado (con el paso de los años)”, dijo Moorad al Tampa Bay Times.

Moorad eventualmente se convirtió en ejecutivo de equipos como San Diego y Arizona.

Moorad tuvo entre sus afamados clientes al miembro del Salón de la Fama, el otrora receptor boricua Iván Rodríguez, quien luego contrató al propio Boras.

De acuerdo a las pautas del mercado, los agentes de peloteros reciben entre un 3 y 5 por ciento de comisión por cada contrato, pero en el caso de Boras, este recibe el máximo. Tan solo por el contrato de Cole con los Yankees, la comisión total del agente será de $16.2 millones, aunque claro está, esta la recibe prorrateada en plazos anuales que entran a su cuenta personal al final de cada año.

Boras todavía está en busca de contratos para los lanzadores Hyun-Jin Ryu y Dallas Keuchek, así como para el jardinero Nick Castellanos.

Reportes indican que los $1,200 millones que tiene proyectados conseguir en contratos para sus clientes en el presente periodo muerto, aumentarán sus acuerdos de por vida a más de $9,000 millones en contrataciones de sus peloteros en casi 30 años de carrera.


💬Ver 0 comentarios