Ozzie Albies, de los Atlanta Braves, pierde el caso protector al doblar en segunda tras un batazo de Austin Riley durante la primera entrada del triunfo de ayer sobre los Miami Marlins. (John Amis)

ATLANTA. - El doble de dos carreras de Austin Riley coronó una salvaje primera entrada y el bullpen de Atlanta tomó las riendas, permitiendo solo una carrera en las últimas seis entradas para acercar a los Bravos a un tercer título consecutivo del Este de la Liga Nacional con una victoria por 5-4 el lunes sobre los Miami Marlins, que ocupan el segundo lugar.

Tyler Matzek (4-3) lanzó dos entradas sin hits para la victoria, y Darren O’Day y Chris Martin trabajaron cada uno una entrada en cero. Will Smith escapó de un atasco con las bases llenas en el octavo, y Mark Melancon se benefició de una brillante jugada defensiva para reclamar su undécimo salvamento.

Melancon le permitió un sencillo de apertura a Jesús Aguilar, y el veloz Monte Harrison entró como corredor emergente. Matt Joyce conectó un piconazo alto cerca del montículo que fue fildeado por el lanzador, cuya única opción de jugada era en primera.

Harrison siguió corriendo al llegar a segunda, pero el primera base, Freddie Freeman, hizo un tiro perfecto al campocorto Dansby Swanson que se movía hacia la tercera. Swanson se lanzó para tocar la cadera izquierda de Harrison justo antes de que pusiera una mano en el saco.

Los Bravos podrían hacerse con el título de división tan pronto como el martes.

Los equipos se combinaron para siete carreras en la primera entrada, la cual requirió de 45 minutos y 74 lanzamientos.

Los Marlins pusieron las cosas en marcha contra Huascar Ynoa cuando Starling Marte le pegó un hit con un out. Marte se robó la segunda y llegó al plato con un sencillo de Aguilar entre el derecho y el central. Aguilar se movió a segunda con un lanzamiento salvaje, Joyce recibió boleto y Brian Anderson conectó un hit que remolcó una carrera. Garrett Cooper dejó el marcador 3-0 con otro sencillo productor.

En la parte baja los Bravos se recuperaron de inmediato contra el novato Trevor Rogers (1-2), quien se creó un desastre al darle boletos a Ronald Acuña Jr. y a Freeman para comenzar la entrada. Después de que Travis d’Arnaud llevara una carrera al plato con un rodado por la línea de tercera base, Rogers tuvo la oportunidad de escapar de la entrada sin daño adicional.

El joven zurdo estuvo dos veces a un strike de salir de la entrada. Pero Ozzie Albies conectó un sencillo productor al central y Riley pegó un doble hacia la esquina del jardín derecho en otro pitcheo de dos strikes, trayendo a la goma dos anotaciones más para poner a los Bravos en ventaja 4-3.

Después de esto, ambos lanzadores se calmaron. Ynoa enfrentó el mínimo en las siguientes dos entradas antes de ceder el paso al bullpen de los Bravos. Miami marcó una carrera en la octava contra Shane Greene, pero Smith retiró a Marte con un batazo de línea directo a Riley.

Rogers cedió dobles seguidos para comenzar la segunda entrada, pero el novato evitó más problemas al hacer que d’Arnaud bateara para doble matanza. Los Bravos comenzaron el tercer inning con dos hits más, pero Rogers abanicó a los siguientes tres bateadores. Mantuvo el ritmo en su última entrada ponchando a la tanda de nuevo.