Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El dirigente Dusty Baker, el dueño Jim Crane y el pelotero José Altuve durante la conferencia de prensa del jueves. (AP)
El dirigente Dusty Baker, el dueño Jim Crane y el pelotero José Altuve durante la conferencia de prensa del jueves. (AP)

José Altuve y Alex Bregman se pararon  frente a un podio en los cuarteles de entrenamiento de los Astros de Houston en West Palm Beach para ofrecer disculpas por robar señales por medio de la tecnología en la temporada del 2017.

El propietario Jim  Crane igualmente ofreció algunas ligeras palabras y garantizó que esta conducta nunca volvería a repetirse bajo su mandato.

Incluso, el nuevo dirigente Dusty Baker también habló sobre el escándalo que culminó con el despido del pasado manager A.J. Hinch y el gerente general Jeff Luhnow.

Todo fue breve y es probable que el mundo del béisbol esperaba una explicación contundente de parte los miembros los Astros luego de que fueran señalados por la utilización de varios esquemas para robar señales por medios tecnológicos hace dos años

Dickie Thon, un extorpedero que jugó con los Astros durante siete temporadas, indicó que esperaba otro tipo de reacción de su antiguo equipo.

“Creo que ellos debieron haber dicho lo que pasó. Porque ellos están pidiendo disculpas, pero no están diciendo cómo pasó, cuánto tiempo lo hicieron y cómo lo hicieron”, sostuvo Thon a El Nuevo Día.

“Creo que se evitarían más problemas si dijeran las cosas como fueron. Creo que lo están haciendo peor”.

Altuve y Bregman tomaron la palabra durante cerca de un minuto y aprovecharon para disculparse por el robo de señales. Mientras, Crane se limitó en señalar simplemente que “no podemos dar marcha atrás con lo que pasó” a la vez que reiteró que ningún jugador de sus Astros sería multado.

Luego, dentro de los vestidores,  los jugadores fueron más el elocuentes con los periodistas incluyendo el boricua Carlos Correa, quien asumió responsabilidad como parte del equipo y defendió a Carlos Beltrán.

Thon señaló que la negativa de los Astros de explicar con detalles las razones que llevaron al equipo a utilizar dichos esquemas mantienen vivo el escándalo que involucró ademas a los puertorriqueños Alex Cora —entonces coach del banco— y  Beltrán (jugador).

Idea  viene de las altas esferas

Thon fue más allá al señalar que el andamiaje del operativo provino de las altas esferas de la organización.

“Ahora le están echando la culpa mayormente a los coaches, cuando para mí vino del equipo. Ellos están pidiendo disculpas y que se sienten mal, pero no están diciendo lo suficiente. Entonces eso sigue,  la gente especulando.  ¿Quiénes fueron?¿Quién fue el que más lo usó? Si Altuve lo usó en los playoffs... Deberían decir todo lo que pasó”.

“Para mí, le están echando demasiada culpa a Beltrán y Cora para evitar problemas con los peloteros y eso ha sido injusto”.

Retirado del béisbol desde el 1993, Thon indicó incluso que Luhnow, quien fue despedido tras el resultado de la pesquisa de parte de Major League Baseball, era un fiel seguidor del uso de la tecnología en el béisbol.

 “Los coaches están en una presión tremenda. Lunhow era  de los que te botaba en un segundo si tú no estabas de acuerdo con lo que estaban haciendo. Tenía mucho poder”, expresó. 

“Yo lo vi sacar jugadores de 15 y 20 años en Grandes Ligas para traer otros jugadores como coaches con menos años porque estaban bien adelantados en las cuestiones tecnológicas y te botaba si no estabas de acuerdo”, agregó.