Jimmy Butler, del Heat, intenta tomar control del balón durante el quinto juego contra los Celtics. (Mark J. Terrill)

Hay dos verdades innegables sobre el Heat de Miami en esta temporada.

Deben encestar triples para ganar. No son invencibles con ventajas amplias.

Los Boston Celtics tienen escuchas y analistas que sin duda conocen estas tendencias. Pero, realmente, también lo haría cualquiera que simplemente pueda leer las estadísticas de un partido.

Quite los triples de Miami y el Heat es más fácil de vencer. Los Celtics lo demostraron nuevamente en el quinto partido de las finales de la Conferencia Este cuando extendieron su temporada con una victoria, y tratarán de tomar el mismo camino el domingo por la noche cuando se enfrenten nuevamente al Heat en otro triunfo obligado para Boston.

“Van a encestar algunos tiros, van a hacer algunas jugadas”, dijo el alero de los Celtics, Jayson Tatum. "Tienen buenos jugadores. Solo estamos tratando de hacerlo lo más difícil posible ", agregó.

El Heat ha jugado 87 partidos esta temporada y ha disparado por debajo del 20 por ciento detrás de la línea de tres puntos en solo tres de ellos. Uno de estos encuentros fue el viernes por la noche, cuando los Celtics prevalecieron 121-108 para reducir la ventaja de Miami en la serie a 3-2.

Miami tiró de 36-7 desde lo profundo, solo el 19 por ciento.

“Independientemente de si el canasto entra o no, eso no puede afectar el compromiso en el otro lado de la cancha”, dijo el entrenador del Heat, Erik Spoelstra. “Y se sintió así”, añadió.

Los Celtics limitaron la mayoría de sus planes del sábado a una sesión de cine; el Heat estaba haciendo lo mismo junto con algunos entrenamientos opcionales. El pívot del Heat, Bam Adebayo, quien se culpó a sí mismo por la derrota del quinto juego a pesar de que sus compañeros de equipo dijeron lo contrario. Expresó que pasaría parte del sábado en la cancha buscando respuestas.

“Este equipo tiene buena determinación”, sostuvo el sábado el entrenador de los Celtics, Brad Stevens.

“Pensé que lo demostramos el viernes. Tendremos que seguir demostrando la capacidad de manejar bien y mal durante todo el partido”.

Aunque la decepción fue clara el viernes por la noche, el Heat aún entiende dónde están: un quinto sembrado en el Este, uno que ni siquiera llegó a los playoffs la temporada pasada, a una victoria de las Finales de la NBA.

Miami necesitó dos intentos antes de derrocar a Milwaukee en la segunda ronda, y dijo que aprendió en qué nivel debe estar un equipo para ganar un juego de cierre. Los Celtics les dieron otro recordatorio de esto el viernes por la noche, cuando superaron a Miami 70-50 después del medio tiempo y borraron un déficit de 12 puntos en el segundo cuarto.

“A medida que avanzas, las victorias se vuelven cada vez más difíciles. Y hacer lo que queremos hacer y avanzar de esta ronda va a ser lo más difícil que hemos hecho en toda la temporada y en nuestras carreras deportivas para muchos de nosotros. Afortunadamente, tenemos entrenadores y muchachos que han estado allí y saben lo que se necesita. Pero esto es sin duda un recordatorio: pensar que íbamos a tener una buena primera mitad y que íbamos a tener una victoria en esta etapa de los playoffs, estamos equivocados al pensar eso”, ", dijo el escolta del Heat, Duncan Robinson.

Datos a saber

Para tener en cuenta de lo que hay que saber antes del domingo: Miami tiene marca de 55-32 esta temporada, y 18 de esas derrotas se produjeron en partidos en los que el Heat tenía una ventaja de dos dígitos.

Boston ha vencido a Miami cuatro veces esta temporada, recuperándose de al menos 11 puntos menos en tres de esos juegos, incluido un par de remontadas de 12 puntos en esta serie.

Miami ha perdido juegos este año donde lideró por 10 puntos una vez, 11 (cuatro veces), 12 (cinco veces), 13 (una vez), 14 (dos veces), 15 (una vez), 20 (una vez), 22 (dos veces) y 23 (una vez).