Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Roberto "Bebo" Pérez ganó su segundo Guante de Oro y Javier Báez su primero. (The Associated Press)

El campocorto boricua Javier Báez ganó el primer Guante de Oro de su carrera y el receptor Roberto “Bebo” Pérez obtuvo su segundo corrido este martes cuando fueron escogidos como el mejor torpedero de la Liga Nacional y el mejor receptor de la Liga Americana, respectivamente, durante el programa en el que se anunciaron los ganadores de los premios Rawlings en la cadena ESPN.

Los anuncios fueron hechos el martes en la noche en una actividad que fue televisada por ESPN y en la que se anunciaron los ganadores de la edición del 2020 de los Guantes de Oro.

Pérez extendió a cuatro los Guantes de Oro ganados en la receptoría seguidas para Puerto Rico y el número 30 en los últimos 33 años.

El receptor de los Indians de Cleveland superó a Yasmani Grandal y James McCann –ambos de los White Sox de Chicago.

Durante la temporada regular, Pérez, de Mayagüez, no cometió errores en la temporada y tuvo un porcentaje de fusilados de 71% (diez fusilados en catorce intentos de robo.

“Si de estadísticas vamos a hablar pues yo creo que hice tremendo trabajo en lo pocos juegos que jugué”, dijo Pérez a El Nuevo Día el lunes, un día antes de que se hiciera el anuncio.

Pérez ganó también el Guante de Oro en el 2019.

Roberto Pérez, de los Indians, ganó su segundo Guante de Oro seguido en la Liga Americana. (ELNUEVODIA.COM)

Por su parte, Báez ganó su primero.

Considerado uno de los jugadores más espectaculares en la fase defensiva en las Mayores, Báez, apodado El Mago, venció a Miguel Rojas (Miami) y Dansby Swanson (Atlanta). El bayamonés cerró la campaña regular con promedio de .968 (ocho errores).

Rojas lo hizo para .982 (tres errores) y Swanson con .991 (tres errores).

Carlos Correa, de los Astros de Houston, no recibió los votos para el campocorto de la Liga Americana.

Este año los votos no los otorgaron los dirigentes y los coaches sino que se computaron exclusivamente por los números.