Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Jeff Luhnow fue gerente general de los Astros de Houston entre 2011 y 2020. (Archivo / AP)

El exgerente general de los Astros de Houston, Jeff Luhnow, interpuso una demanda por incumplimiento de contrato en contra del equipo, buscando recuperar los más de $22 millones de salario establecidos en su contrato al momento de su despido en enero pasado.

La demanda, entablada el lunes en la corte de distrito del condado de Harris en Houston, asegura que Luhnow no estaba al tanto de la cámara que fue utilizada para el robo de señales durante la temporada 2017 en la que los Astros ganaron la Serie Mundial, y que el comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred, decretó como una violación a las reglas por el uso de dispositivos electrónicos.

Manfred suspendió el pasado 13 de enero a Luhnow y al dirigente AJ Hinch por toda una temporada, y ambos fueron despedidos horas más tarde. El equipo recibió una multa por $5 millones y fue despojado de sus selecciones de primera y segunda ronda en los 'drafts’ de 2020 y 2021.

“La ‘investigación’ de MLB fue un acuerdo negociado entre el propietario de los Astros, Jim Crane, y el comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred, que le permitió al equipo conservar su título de Serie Mundial, exonerar a grandes rasgos a Crane y usar de chivo expiatorio a Luhnow por el escándalo de robo de señales, del cual no tenía conocimiento ni fue parte de”, escribieron los abogados de Luhnow en la denuncia. “La actividad de robo de señales no sucedió por instrucciones de la gerencia de los Astros. Fue planificada y ejecutada -como lo destacan los propios hallazgos del comisionado- por empleados de operaciones de béisbol en colaboración con entrenadores y jugadores”.

Los abogados de Luhnow arguyen que Tom Koch-Weser, director de información avanzada de los Astros, fue el único de los 70 testigos en la investigación de MLB que afirmó que Luhnow había hablado del robo de señales electrónico. Aseguraron que Koch-Weser robó señales y mintió durante la investigación, y afirmaron que los Astros le dijeron a Koch-Weser que “podría mantener su trabajo siempre que sus actos fueran sancionados por sus supervisores, incluyendo a Luhnow”.

Señalaron que la investigación de Manfred “sólo produjo una fuente no confiable - el verdadero autor intelectual del esquema de robo de señales de los Astros y que ‘implicó’ a Luhnow para salvar su empleo”.

MLB se negó a comentar al respecto, dijo el portavoz Michael Teevan. Los Astros y Koch-Weser no respondieron a correos electrónicos en busca de comentarios.